domingo, 12 de abril de 2009

Carta a mi hijo no nacido

Tardaste en llegar a mi vientre, me impacienté creyendo que no querías venir. Deseaba tu presencia y, al fin un día, ahí estabas!! Mi corazón se llenó de alegría, mi útero de vida. Ibas conmigo a todas partes, al trabajo, a casa, a la cama, en la cocina o en el salón; en las visitas a la familia, en los paseos y excursiones, al cine, en mis baños en el mar.

Hacía dos meses que vivías y crecías dentro de mí y una mañana al levantarme, advertí una pequeña mancha rosada. No le dí importancia o.... no quise darle importancia. Había oído que en los primeros meses de embarazo podía ocurrir coincidiendo con la menstruación. Me encontraba bien. No acudí al médico, de hecho no tenía. Eras mi segundo hijo y había decidido cambiar de ginecólogo, descontenta con el que me llevó durante la gestación de tu hermana Sara. Aún no había decidido a cuál ir, en ello estaba. Se lo comenté a mi hermana, tu tía y me aconsejó estar alerta hasta que fuera al médico. Pasaron un par de semanas y alguna que otra vez, muy esporádicamente, volvía a aparecer alguna manchita. Me hacía tanta ilusión tenerte que no quise enfrentarme a la posibilidad de que no estuvieras bien.

Aquel viernes 16 de septiembre de 1988 se casaba mi primo en St. Feliu de Guixols. Acudí a la boda, orgullosa de que fueras conmigo, ahí dentro de mí. Con tu padre, regresamos de madrugada, sobre las 3. Al llegar a casa e ir al baño antes de meterme en la cama, cansada y feliz, el tiempo pareció paralizarse al darme cuenta de que la sangre salía a borbotones de mi interior. 
Esperamos a que se hiciera de día y tu padre me llevó a la clínica donde había nacido Sara. Era sábado. Tenía la sensación de estar desangrándome por completo. En la clínica QUIRÓN (y lo pongo en mayúsculas para que se vea bien claro), tras explicar en recepción lo que me estaba ocurriendo y decir que el ginécologo que me había llevado en el anterior embarazo era médico de ahí, con una frialdad pasmosa me dijeron que no tenían urgencias ginecológicas y nos echaron a la calle sin miramientos. Nunca se lo he perdonado y no he vuelto a poner los pies ahí.

Tu padre y yo nos quedamos en mitad de la calle sin saber qué hacer, y era urgente tomar una decisión. Me sentí muy mal por no haber decidido ir al médico antes pero aquel no era momento para lamentaciones. Los dos corríamos peligro. La lógica y la urgencia se impusieron: ¿problemas ginecológicos?: Dexeus. Y ahí nos dirigimos sin dilación.

En Dexeus, sin preguntar nada y con la máxima celeridad, una vez explicamos el problema, me encontré inmediatamente atendida por una doctora, a la que nunca olvidaré, por su amabilidad, su dulzura y su sinceridad: alto riesgo de aborto, no te voy a dar nada para intentar salvar al bebé, eso sólo alargaría la agonía y si lo tienes que perder, lo perderás igual. Te vamos a hacer una ecografía, aunque los ecógrafos habituales, al ser sábado, no están en funcionamiento. Lo haremos con uno portátil que no es tan preciso.

En la ecografía te vi, minúsculo y aún vivo. Tu pequeñísimo corazón latía. Lloré mucho ante la posibilidad de perderte. Nos enviaron a casa con la consigna de que, si no pasaba nada antes, volviéramos lunes cuando la clínica funcionara ya con toda normalidad. Me pasé el resto del sábado y todo el domingo estirada en la cama, sólo levantándome para ir al baño. Estaba débil, la hemorragia continuaba con grandes coágulos.

Domingo por la noche empecé a sentir dolor. Eran contracciones de parto. Tu padre me llevó urgentemente a Dexeus otra vez. Volvieron a hacerme otra ecografía y, para ello, debía beber mucha agua sin orinar. Al entrar en la consulta para finalmente hacerme la ecografía, fui al baño previamente para limpiarme de la sangre que seguía brotando. Sentí como caían los coágulos y uno fue mayor que todos los demás. Al mirarme el médico, me dijo que ya no estabas. 

Las contracciones y el dolor desaparecieron y yo me sentí aliviada. Aquella noche la pasé en una habitación de la clínica. Era la noche del domingo 18 al lunes 19 de septiembre de 1988 y en la tele daban la inauguración de los Juegos Olímpicos de Seúl. Me quedé sola, me sentía bien. 

Al día siguiente me hicieron un raspado para eliminar cualquier resto del embarazo y evitar infecciones. El martes fui a trabajar y mi vida siguió su curso. Mi facilidad en evitar el dolor de las pérdidas me llevó, como siempre, a ver el lado positivo de la situación: si te habías ido era porque no estabas bien y era mejor así. No volví a llorar, no volví a sentir la tristeza por tu no existencia.

Al cabo de 5 meses me volví a quedar embarazada de tu hermano Alex, el pelirrojo. Cuando nació pensé que sin tu muerte, él no hubiera existido y eso también me reconfortaba. Poco a poco te fui apartando de mis pensamientos y de mi corazón, como si no hubieras existido. Sólo de vez en cuando, y sin un atisbo de dolor, recordaba tu breve existencia. A veces contaba riendo como te habías ido por el desagüe del water. ¡Qué habilidad en no conectar con el dolor y la tristeza!

Anoche, cenando con un buen amigo en un restaurante, te recordé, y no sólo eso: te hiciste presente, sentí tu presencia a mi lado, tan viva, tan cierta como si te estuviera viendo. Sentí como me susurrabas al oído: mamá, yo también soy hijo tuyo. Lloré, lloré mucho sin poder parar, como lloro ahora escribiéndote esta carta, lloro todo lo que no lloré cuando te fuiste.

Hijo mío, lo siento, siento haberte excluido de nosotros, siento no haber ido antes al médico para intentar salvarte, en mi inconsciencia, en mi incapacidad por asumir el peligro que corrías, por mi miedo a perderte. Me duele mucho la manera en que saliste de mi cuerpo, de mi vientre y por donde te fuiste, aunque tu corazón ya no latiera. Eres mi hijo y no supe cuidar de ti, ni en la vida ni en la muerte.

Esta carta que hago pública en mi blog es mi tardío reconocimiento a tu calidad de hijo mío y de tu padre, al que espero hayas encontrado entre las estrellas. 

No sé si eres niño o niña. Siempre te he imaginado niño. Yo no he gestado a 2 hijos, he gestado a 3, aunque tú no llegaras a nacer. Te quise, te deseé intensamente, viviste un tiempo en mi vientre, estuvimos unidos por el más íntimo de los lazos, el del amor y el del cuerpo. Durante este tiempo, tú y yo éramos dos en uno. Mi respiración era tu respiración, mi alimento, tu alimento, mi vida la tuya. No existe vínculo más potente y sagrado.

Te quiero y te añoro, hijo mío. Siempre estarás en mi corazón.

31 comentarios:

Isabel dijo...

¿Sabes? A veces me quedo sin palabras y ahora ha pasado.
Qué decirte querida Ana…que lamento mucho la perdida de tu querido hijo…que me alegro del paso inmenso que has sabido dar y tanto bien terminara por hacerte…que eres muy valiente Ana, que si antes te admiraba, ahora aún lo hago más…

Un abrazo grandeee (al menos tan grande como lo eres tú). Te quiero mucho.

aandara dijo...

Ana se por lo que has pasado, yo perdi mis bebes hace 13 anos,eran gemelos varon y hembra y estaba en mi 5to mes de gestacion,al principio me sentia culpable,me ecustione, hasta la manera de dormir, de caminar, la crema que use,cualquier cosa, hasta que me convenci que no habia sido mi culpa y llore, no sabes cuanto llore, aun lloro, pero ahora de manera diferente, lloro siempre en Navidades, cuando pongo mi arbol de navidad,mi madre me habia regalado un adorno para el arbol con unos gemelos, y todos los anos cuando lo pongo lloro, los perdi un 13 de diciembre, y me pasa como a ti si ellos hubieran nacido no tendria a mi princesa, es una nina de 12 anos adorable carinosa, un sol,me console como tu pensando que si Dios habia decidido que no vinieran al mundo era porque me queria evitar un dolor mas grande porque ellos no estaban bien, aunque en la autopsia todo salio bien, decidi dejarlo en manos de Dios esa era su decision y yo tenia que aceptarla, las cosas siempre pasan por algo y hay que ponerle siempre la mejor cara a la vida y seguir adelante.
Tambien como tu miro a las estrellas y siento que estan alli en algun lugar iluminando mi camino
Un abrazo
Amalia

Irreverens dijo...

Esto me ha recordado que yo también soy la segunda de tres, o la tercera (no recuerdo bien)... pero a día de hoy somos dos hermanos.
:-)

Un beso, Ana.

Nina Maguid dijo...

Ana querida, qué difícil es encontrar palabras para tu historia, pero más difícil es no comentarte nada, no decirte que en este momento me gustaría correr a abrazarte y verte sonreír.
Brian Weiss dice que los abortos, espontáneos o provocados, son el resultado de un pacto entre el niño y la madre. Pacto que, por supuesto, nuestro consciente no registra. También dice que en muchos, muchísimos casos, el alma del niño vuelve en un próximo hijo o nieto.
De cualquier forma, las almas tienen misiones y tu hijito se marchó cuando la suya estuvo cumplida.
Os cobijo en mi corazón, a ti y a Aandara.

Ana dijo...

Querida Isabel, tú sabes de mí mucho, de mis debilidades y de mis fortalezas. No sé si alguna vez habíamos hablado de este tema. Surgió inesperadamente y me dió de lleno. Gracias por tus palabras. te quiero mucho

Ana dijo...

Aandara, gracias por contar tu historia y siento mucho tu pérdida. 5 meses y gemelos es duro. Un abrazo grande

Ana dijo...

Irreverens, por lo que sé es bastante frecuente que haya algún aborto en las familias. Mi madre tuvo uno justo después de mí y antes de mi hermano pequeño, y no por habitual deja de ser doloroso cuando ocurre. Un besote wapa

Ana dijo...

Nina, querida Nina, tu comentario me reconforta cada vez que lo leo. He leído a Brian Weiss, inluso hice un curso de terapia regresiva y no recordaba eso sobre los abortos. Gracias por decírmelo. Por consejo de un amigo mío, haré constelaciones familiares para el tema, creo que me vendrá bien. Ahora hace tiempo que no hago ninguna.
Un fuerte abrazo

Anónimo dijo...

hola yo soy marisol tengo 13 años sali embarazada yo lo quise tener pero mi madre me decia como lo vas a tener y tanto asi q me senti tan pero tan debil y me deje llevar por mi madre y lo aborte pero hasta el dia de hoy q ttengo 15 años me sigo lamentando te estimo muxo por el paso q distes

Anónimo dijo...

HOLA SOY MILENA QUIROGA DE QRGENTINA Y TENGO 22 AÑOS Y HACE 8 MESES PERDI A MI PRIMER BEBE POR EL MISMO ERROR QUE TU COMETISTE...NO LE DI LA IMPORTANCIA SUFICIENTE A MI SANGRADO...CREEI LO MISMO QUE TU QUE ERA ALGO NORMAL Y NO LO ERA...ESTABA PERDIENDO A MI BEBE Y NO ME DABA CUENTA...ES Q ESTABA CONTENTA AL TENERLO A EL DENTRO MIO PERO A LA VES MUY TRISTE DE NO TENER A SU PAPA A MI LADO...DEJE Q PASARA UN DIA Y CDO FUI AL MEDICO YA ERA MUY TARDE CDO YEGUE AL HOSP LAGOMAGGIORE NO ME QUISIERON ATEDER AL INSTANTE TUVE QUE ESPERAR MUCHO Y TENIA MIEDO NO QUERIA PERDER A MI BEBE ERA LO MEJOR QUE ME HABIA PASADO EN LA VIDA Y QUERIA TENERLO JUNTO A MI SIEMPRE...PERO DIOS QUISO OTRA LLEVARSELO CON EL Y TODAVIA NO ENTIENDO XQ?? TRATO DE HACREME LA IDEA DE Q EL ESTA MEJOR DONDE ESTA PERO MUY DENTRO MIO PIENSO QUE LO MEJOR SERIA Q ESTUVIERA ACA CON MIGO...DENTRO DE UNA SEMANA CUMPLIRIA LOS 9 MESES DE GESTACIÓN Y AHORA ES CUANDO MAS ME DUELE SU PERDIDA....COMO SE HACE PARA SALIR DE ESTO PARA TRATAR DE SEGUIR Y NO SUFRIR DE VREDAD QUE LO INTENTO DIA A DIA PERO NO PUEDO EL DOLOR DE SU PERDIDA AUMENTA CADA DIA MAS...LO UNICO QUE SI SE ES QUE QUIERO A MI BEBE MAS QUE HA NADA EN EL MUNDO Y LO QUIERO ACA CON MIGO...
MILENA 12-02-2010

Ana dijo...

Hola Milena, lo primero es aceptar la realidad: él no está y no estará nunca contigo. Sé que es duro pero es así.Despídete de él, con amor, déjalo marchar.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
tutu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

hola, que palabras tan exactas has encontrado a tu dolor, que muchas personas como yo hemos sufrido que es la perdida de un bebe, sabes a mi paso lo mismo con la diferencia que la madre de mi esposo me dijo que era normal el sangrado y que no importaba que descansara e iluso yo accedi sin replica pero hoy lamento mucho eso,
ahora estoy gestando nuevamente tengo 2 meses de embarazo espero que dia a dia Dios me bendiga y siga creciendo en mi el ser maravilloso que espero con ansias .cuidate mucho y de seguro tu angelito que vive en las estrellas te ama tanto como tu a el, por que ellos tienen alma.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

No hay palabras para explicar lo que se siente perder un hijo, es algo que no tiene palabras, simplemente asi..
Yo como todas aqui he perdido a mi bebe, al cual recuerdo todos los dias de mi vida, y siento un vacio tan grande, pero me llena de fortaleza al ver que la vida sigue adelante y por alguna u otra manera siempre hay una luz en el camino, les deseo lo mejor a todas y que Dios y la Virgen Maria las Bendiga .. Gracias por cada una de esas palabras de aliento.

Anónimo dijo...

solo devo decirte que regresara contigo ese angel.pidele adios y veras el te lo dara de nuevo,su esencia.

Anónimo dijo...

Ana, he llorado mucho al leer tu carta... Justamente el 31/12 hizo ocho años que perdí a mi bebé... Tenía sólo 10 semanas de gestación pero hasta el día de hoy es algo muy doloroso... Más aún cuando veo a una niña que tiene un mes más de lo que tendría mi hijo/a... En aquel entonces tenia solo 16 años... acudí la tarde del 30 al medico ante un sangrado y me dijo que era normal eso... a la tardecita aunmentó más el sangrado y los dolores... Por la madrugada fue aún peor y cuando fui al medico al día siguiente él me dijo "madre, has perdido tu bebé"... se me vino el mundo encima... A años de esto sigue doliendo y se que será así por siempre... Me consuelo pensando que sucedió porq Dios lo creyó mejor p las dos...

Anónimo dijo...

Tu carta de a traido mucho dolor, porque hace seis dias yo perdi a mi bebe tambien y lo mas dificil fue que lo perdi el mismo dia de mi cumpleaños y todavia me duele la perdida de mi bebe, porque era el primero, pero tu carta me da un consuelo ya que pues tu has podido hablar de tu bebe, pero yo todavia no digo nada de el, ya que me siento muy triste y dolida, pero gracias a tu carta siento un poco de consuelo y tranquilidad.

Ana dijo...

Respuesta a todos los "Anónimos":
Gracias por vuestros comentarios. Puedo comprobar que perder a un hijo no nacido es algo bastante extendido y no por ello tenemos que pasar por ello como si no hubiera pasado nada. Es un duelo y como tal, necesita su proceso, llorarlo y despedirlo. A menudo son seres que vienen a vincularse con nosotros y siguen su camino. Nos eligen, a veces para acabar de hacer ellos mismos un proceso pendiente en su existencia, a veces para quedar unidos a nosotros como almas. En todo caso, en el plano terrenal en el que vivimos, eso duele. Traspasar y trascender le dolor y seguir adelante. Como digo en el post, en mi caso, luego nació mi 2º hijo al que adoro. Es un regalo.
Os envío a tod@s muchos ánimos y fuerza.

Anónimo dijo...

hola ana yo tambien pase por lo mismo con la diferencia que eso paso hace 10 años y que hasta el dia de hoy no logro salir embarazada y eso a veces me pone triste pero nunca pude superar la muerte de mi hijo por que era un niño que pesaba 1 kilo el dia de hoy estaria junto con su hermano mayor si estuviera vivo se que tengo que resignarme quizas fue lo mejor por que Dios lo dispuso asi pero no pierdo las esparanzas de quedar embarazada nuevamente y seguimos intentando pero con la ayuda medica siempre el esta conmigo porque yo lo siento asi y se que mas adelante lo voy a volver a ver cuidate mucho y que Dios bendiga a toda tu familia

nani dijo...

Hola. he perdido a un hijo, hace dos años. Me paso lo mismo que a ti, y la verdad que no logro componerme. A medida que pasa el tiempo, no puedo quedarme embarazada y extraño tanto a mi hombrecito, el que se fue al cielo a los 4 meses de gestacion. Ahora se que esta en el cielo, con mi papa, el se fue en mayo y mi papa en noviembre. Te amo mi pequeño. eternamente.y si a veces no pienso en el es porque no quiero sufrir.soy cobarde lo reconozco. pero mi esperanza es conocerlo el dia que estemos juntos para siempre.

Anónimo dijo...

Creeme que entiendo tu tristeza, hace tres meses perdi a mi bebe, yo dormia y un fuerte dolor me desperto, cuando desperte una gran mancha roja estaba sobre mis cobijas, senti y fuerte dolor, eran contracciones muy fuertes, eran como dolores de parto, de inmediato acudi a urgencias y alli le medico me dijo que era un aborto en curso, ese dia estaba en shok, solo derrame algunas lagrimas, no podia entender lo que pasaba, el medco me examino nuevamante y el dolor era cada ves mas fuerte, desde la 1am hasta las 7am fueron las horas mas dolorosas de mi vida, hablando del dolor fisico, mi bebe se habia ido de mi, ese dia me hicieron un legrado para limpiar y sacar los restos de mi bebe, aunque solo fueron tres meses dentro de mi, creanme que ha sido la perdida mas dolorosa de mi vida y desde entonces he sentido cada dia el dolor del alma mas grande que jamas imagine, me duele cada dia, siempre pienso en mi bebe, y todos los dias sueño con un bebe, creo que era una niña, siempre ahy una niña en mis sueños, y el vacio que ahy en mi interior no se puede describir

Anónimo dijo...

Hola, se lo que sientes, y se lo que es sentir ese dolor en mis propias carnes. Yo estaba embarazada de mellizos, perdi a uno en las primeras semanas de gestacion, y a la segunda a las 34 semanas, es algo tan duro... que no se si voy a poder con ello.
Fue hace menos de un mes, y me tuvieron que inducir el parto, porque mi bebe estaba muerto. Pase todos los dolores, me ponian anestesias, pero yo queria sentir el dolor, para ver si asi se me quitaba el que llevaba en el corazon. La gente me recomendo no verla, pero quisimos verla, y fue lo mejor que pudimos hacer. Era preciosa, la tenia entre mis brazos, y tocarla, fue lo mas maravilloso que me hubiera podido pasar, en ese momento senti que habia merecido la pena quedarme embarzada, por lo menos la vi. Siempre me quedara ese consuelo, ya que no tuve otra recompensa... Si alguna vez quereis hablar a gente que le ha pasado esta es mi direccion. dejadeserprincesamia@hotmail.com
Mi niña siempre estara con nosotros, y la querre siempre...Todos los dias besare su foto, y el bote de sus cenizas, es lo unico que me queda de ella. Princesa, te amare toda mi vida, ojala estuvieras aqui, con nosotros, se que no pude ser, mama esta trste, pero con el tiempo todo se cura y tu siempre estaras alli a mi lado.

Anónimo dijo...

Hola yo soy una joven y no se como superar la muerte de mi primer bebe no tengo ganas de nada al menos era esperado con amor por mi parte y no se que hacer la verdad no me siento bien, como salgo adelante despues de esta perdida mas grande que una mujer puede tener, mi marido no le afecto nada y .............. tengo miedo de lo que siento. necesito ayuda

Anónimo dijo...

Hola, a mi tambien me ocurrio lo mismo, fuen un 30 de diciembre y solo hacia 15 días que sabia estaba embarazada pero ya llevaba 3 meses, de eso hace ya 5 años y aún parece que fue ayer cuando una fuerte hemorragia invadio mi cuerpo y aun le siento a mi lado. Recuerdo cada segundo mientras abandonaba mi cuerpo mi pequeña elena. Diceen que se supera pero no es asi y creo que ello me impedira para siempre volver a quedarme embarazada porque duele mucho.

Michelle dijo...

Salvo por algunas diferencias, todo lo que describes en esa carta fue lo que me ocurrio el miercoles 20 de junio, cuando mi bebe salio de mi cuerpo directo al sanitario. Desde ese momento he sentido como que me falta algo, un vacio que aunque se empeñan en llenarlo mi esposo y mi hijo mayor... A cada instante me veo desbordando lagrimas por mi pequeña Isabella, deseo que en algun momento mi alma pueda sentir algun alivio por lo ocurrido... Nunca pero nunca podre olvidar a mi hija. El dolor que sintio mi cuerpo al perderla nunca se comparara con el que siente mi alma por su perdida. Gracias por escribir esa carta me ayudo mucho a esclarecer mis sentimientos y poder enfrentarlos y superarlos...

Anónimo dijo...

Hola Soy Claudia tengo casi 16 años, mi novio y yo estamos muy enamorados emos pasado por pruebas muy dificiles y pienso que no son de acuerdo a nuestra edad pero nosotros con nuestros actos lo emos hecho asi. Hace un poco mas de un mes sentia muy raro mi cuerpo sabia que algo tenia! Pero seguia bebiendo y fumando Hace un mes empese a sangrar me hize una prueba y salio negativa. Hace dos semanas empese a sentir sintomas de embarazos, el dia de ayer me hize una prueba de sangre y orina, salieron negativas y eran porque mi bebe ya no estaba... Por no seguir mis instintos y hacer decidia en revisarme mi bebe aora no existe sin saber que estaba yo le decia a mi novio (David) que algo sentia el se puso a trabajar todo el dia para ir juntando dinero ya que el tiene la misma edad que yo! Ayer nos informaron lo que paso Ahora los dos nos sentimos muy lastimados muy irresponsables y nos preguntamos donde esta nuestro pequeñito Y decirle que si nosotros ubieramos sido mas responsables y saber que estaba hay, nosotros ubieramos hecho TODO TODO para tenerlo bien, teniamos ya tantas ilusiones ya nos veiamos con el, siempre imaginamos un niñito, ahora se que pude quedar esteril, todos mis sueños e ilusiones rotas por no aver sido responsable. Perdoname mi bebe siempre te boy a recordar Te quise muchisimo me hize tonta al no quererme dar cuenta que existias, pero sabes bien que te quise muchisimo! perdonanos!

Estefania dijo...

Querida Ana, soy Estefania de Villa Mercedes (San Luis - Argentina) y tu carta me ha hecho sentir muchas ganas de ir a abrazarte y decirte lo fuerte que eres. Seguramente al llegar a casa abrazo a mi mama y le digo cuánto la amo y necesito. Me has hecho pensar que a veces no valoramos lo que realmente hay que valorar ni en el momento preciso. Seguramente tu pequeño bebe te mira desde las estrella y esta orgullos de que seas su mama. Y sin dudas, te esta esperando con los brazos abiertos... Cariños para vos y tus otros hijos

Gaby Romantica dijo...

Querida Ana
Llego tarde a este post. Lo encontré por casualidad y me revolvió mucho por dentro.
Viví una situación parecida. Pero mi hijo/a apenas vivió en mi conciencia. Lo perdí a los pocos días de saber que existía. Empecé con pérdias, me hice los análisis, lo segui de cerca pero una hemorragia lo arrancó de mi vientre. Eso pasó en marzo del 2003. En setiembre me embaracé de nuevo y vivi angustiada durante los primeros tres meses con riesgo de pérdida tomando progesterona y todos los cuidados. Mi bebé fue prematura, descubrieron en mi cesarea que tengo utero bicorneo... no tenia ni idea y menos los médicos. Mi hija hoy tiene 9 años, es hermosa y sana y doy todos los días gracias a Dios por tenerla a mi lado, por disfrutar su sonrisa, su mirada, sus caricias, sus besos y sus locuras. La amo, es mi todo. Pero eso no me hace olvidar al que estuvo y no fue, el preguntarme cómo sería ahora?
Espero que hoy estés mejor y que aceptaras que todo en la vida pasa por un motivo. Así lo veo yo. Hoy tengo a mi princesa y podría nunca haber podido tener un hijo. Ella es mi victoria, mi esperanza y el milagro que me ha dado la vida.
Grcias por hacerme recordar, por conmoverme hasta las lágriams y por ayduarme a procesar un poco más mi antigua pérdida.
Saludos

Gaby

Anónimo dijo...

Tenia ya 4 meses anhelando un positivo en cada prueba que me hacia, en diciembre tenía ya 9 días de retraso, y al fin sin esperanzas, el viernes 13 de diciembre, vi por fin un positivo en la prueba de sangre, no podía creerlo, te deseaba tanto bebé, eras la razón que necesitaba para seguir viviendo, y ahí estabas en mi vientre, mi familia feliz, tu papá no tanto... Pero no importaba, yo estaba llena de gozo, de ilusiones, al cabo de 30 minutos de la feliz noticia me sentí mal, tuve dolores, como de mi período, decidí ir con mamá a una clínica, esa doctora me examino, dijo que tenia yo 5 semanas +6 días de embarazo, le dije que me sentía mal, mas solo me recomendó reposo, y una eco para el día lunes 16 de diciembre. El sábado comencé a sangrar, llena de nervios fui a otro hospital, me hicieron una eco y no te vieron, pero yo sabia que estabas ahí mi amor, por la tarde regrese con esa doctora, solo me recomendó mas reposo... El domingo 15 de diciembre sentí mucho dolor, y cuando vi estaba sangrando, perdía coágulos, sentía que estaba perdiéndote, pero una parte de mi se negaba a aceptarlo. Fuimos a otro hospital privado, y ahí, el medico me dijo que solo quedaban restos... Me quería morir, aun deseo morirme, desde que te fuiste nada es igual, nunca podre superar tu perdida, mi vida sin ti ya no es vida, es horrible perder un hijo. Era mi primer bebé, vivo anhelando la muerte, la felicidad me duro tan poco... Todo perdió su importancia desde que te fuiste mi amor.