jueves, 23 de diciembre de 2010

Solo Por Miedo

¿Felicidad? ¿serenidad? ¿o simplemente Tierra?



¿Y qué más da la palabreja que utilice? Me siento muy bien en mi piel en estos momentos, habitándome, habitando mi cuerpo.
¡Cuántas veces he oído eso sin saber lo que era! Podía intuirlo, entenderlo pero no lo sabía. Ahora sí. Ahora lo vivo, lo experimento. Debe ser por eso que ejerzo una psicoterapia denominada fenomenológica, humanista, experiencial. Nada comparable con sentir las cosas, vivir las experiencias, con y a través del cuerpo para SABER. ¡Qué lejos queda la mente de la auténtica vida!

Ayer en el centro donde trabajo hicimos una meditación de Navidad. Allí meditamos, cada día, para el que quiera, hay espacios de meditación. Para nosotros, la meditación forma parte de la terapia. Pero  a lo que iba: ayer hicimos una meditación de Navidad, los jefes y los colaboradores.

Un centro con una vela grande y un ramo de flores rodeados por tantas velitas como personas éramos. Hicimos un ritual: cada uno teníamos una margarita, flor blanca con muchos pétalos alrededor de un centro amarillo como el sol, como representación de la unidad de todos nosotros alrededor de un centro común.

Empezaba uno arrancando un pétalo de su margarita y ofreciéndola a su vecino de la izquierda con un deseo: yo te deseo AMOR, DE VERDAD (la coletilla "de verdad" era necesaria para enfatizar que no lo decíamos por decir, sino que le poníamos toda nuestra intención); el que recibía contestaba: ASÍ SEA. Ese pétalo iba circulando de uno en uno por todos los que ahí estábamos. Cada uno de nosotros hizo lo mismo con un deseo diferente, de manera que todos dimos y recibimos los deseos de todos.

Fue bonito y emocionante, una sencilla manera de ofrecernos unos a otros lo mejor de cada uno para el mayor bien de todos.

Como centro de terapias, nuestro deseo y nuestra voluntad está en ayudar a otros a ser más felices.¿Qué mejor que empezar por nosotros mismos?

Yo agradezco a ese centro, a mis jefes y terapeutas y a mis compañeros, la dicha de ser una más entre ellos, la oportunidad de dedicarme a lo que más me gusta gracias al proceso que yo misma inicié hace ya varios años y que, en estos momentos, siento que ha valido la pena a pesar de momentos muy duros y dolorosos por los que he pasado en eso de conocerme y descubrir partes de mí totalmente rechazadas, incluso odiadas, escondidas en los oscuros cajones de mi ser.

Mañana tendré otro emocionante día de tono profesional. Llevo 3 meses formando para unas oposiciones a las chicas auxiliares de geriatría de la residencia donde trabajaba antes. Será la última clase, coincidiendo con la fiesta de Navidad de los abuelos. Me quedaré para poder compartir con mis ex-compañeras y mis ex-ancianitos ese momento entrañable.

Me pasa algo muy curioso en esa residencia. Aunque hace ya un año y medio que dejé de trabajar ahí, en esos 3 meses en los que ha ido 2 veces por semana para la formación, la sensación es de no haberme ido nunca. Todos tenemos tal sensación de familiaridad que es como si nunca me hubiera ido. Hasta las familias de los ancianos, cuando me ven, me siguen explicando sus cosas como cuando yo era la trabajadora social de ahí, como si continuara siéndolo.

Y ya, en ná, Navidad, San Esteban.....y, casi sin poder asimilarlo, ¡vuelo a México! Lunes por la noche, hora mexicana, estaré durmiendo en el Hostal Carmelita de San Cristóbal de las Casas, estado de Chiapas, México.

Mi vida es en estos momentos como un sueño que nunca soñé, ya que no podía imaginarme vivir algún día como lo estoy haciendo. Y no es que haya nada especialmente intenso o particular, no es la sensación de felicidad que yo me imaginaba, grandiosa y perfecta,  sino algo mucho más sencillo, más simple: la aceptación de lo que soy y de lo que tengo, la vivencia de lo que hay, de lo real; la experiencia de estar en contacto con la Tierra y con el corazón abierto.

miércoles, 15 de diciembre de 2010

Cuatro pasos hacia el Amor




El amor es la unión, el encuentro orgásmico de la muerte y la vida. Si no has conocido el amor, te lo has perdido. Naciste, viviste y moriste, pero perdiste la oportunidad. Te has equivocado tremendamente, totalmente, absolutamente, has perdido el intervalo entre las dos notas. Ese intervalo es el pináculo más alto, la experiencia suprema. Para alcanzarlo, hay cuatro pasos que debes recordar. El primero: estar aquí y ahora, porque el amor sólo es posible en el "aquí-ahora". No puedes amar en el pasado. Muchas personas viven simplemente de recuerdos, amaron en el pasado. Y hay otros que aman en el futuro; eso tampoco se puede hacer. Estas son formas de evitar al amor. 

El pasado y el futuro son las formas de evitar al amor. De modo que amas en el pasado o amas en el futuro y el amor es sólo posible en el presente porque sólo en este momento la vida y la muerte se encuentran... en el oscuro intervalo que está dentro de ti. Ese intervalo oscuro está siempre en el presente, siempre en el presente, siempre en el presente. Nunca es pasado y nunca es futuro. Si piensas demasiado—y pensar es siempre o del pasado, o del futuro—tus energías se separarán de tus sentimientos. Sentir es estar aquí-ahora. Si tus energías se mueven en función del pensar, entonces no tendrás suficientes energías para adentrarte en los sentimientos y el amor no será posible.

Así que el primer paso es estar aquí-ahora. El futuro y el pasado traen pensamientos y el pensar destruye el sentir. Y una persona obsesionada con el pensar, poco a poco se olvida completamente de que también tiene un corazón. Un hombre que piensa demasiado, avanza de tal manera que, poco a poco, deja de expresar lo que siente. No prestándole atención al sentir, empieza a alejarse de él. Hay millones de personas en este estado sin saber qué significa el corazón. Creen que es sólo un mecanismo. Se concentran exclusivamente en la mente. La mente es un extremo, es necesaria, es un buen instrumento, pero debe usarse como un esclavo. No debe ser el amo. Una vez que la mente se convierta en el amo y dejes en segundo término al corazón, vivirás, morirás, pero no sabrás qué es Dios, porque no sabrás qué es el amor.

Al contactar con él por primera vez, ese intervalo oscuro parece ser amor y cuando te pierdes en él, se convierte en Dios. Dios comienza con el amor, o Dios es la última cúspide del amor. El segundo paso hacia el amor es: aprende a transformar tus venenos en miel... Mucha gente ama, pero su amor está muy contaminado con venenos, con odio, celos, furia, posesividad.

Mil y un venenos asedian tu amor. El amor es algo delicado. Detente a pensar en la ira, en el odio, en la posesividad, en los celos. ¿Cómo puede el amor sobrevivir?. En primer lugar las personas utilizan demasiado la cabeza y olvidan el corazón. Son la mayoría. Una minoría, todavía vive un poco en el corazón, pero esa minoría también está equivocada, su pequeña luz de amor está rodeada por celos, odio, ira y mil y un venenos. Así, todo el viaje se vuelve amargo. El amor es la escalera entre el cielo y el infierno, pero la escalera siempre tiene dos caminos: puedes subir o bajar. Si existen venenos, la escalera te llevará hacia abajo. Entrarás en el infierno y no en el cielo. Y en vez de alcanzar una melodía tu vida será un estruendo nauseabundo, contradictorio, como el ruido del tráfico. Un ruido enloquecedor, una multitud ruidosa, sin armonía. Permanecerás al borde de la locura. Por lo tanto lo segundo a recordar es: aprende a transformar tus venenos en miel.

¿Cómo serán transformados? Hay un proceso simple. De hecho no es correcto llamarlo transformación porque no tienes que hacer nada, sólo necesitas paciencia. Te estoy revelando uno de los mayores secretos. Inténtalo: cuando sientas rabia, no hagas nada, sólo siéntate en silencio y observa. No estés ni a favor, ni en contra. No cooperes con ella, no la reprimas. Sólo obsérvala, ten paciencia, mira lo que sucede... déjala surgir.

Recuerda una cosa: nunca hagas nada cuando el veneno se apodere de tu estado de ánimo, simplemente espera. Cuando el veneno empiece a cambiar...Esta es una de las leyes básicas de la vida: todo cambia continuamente. Como te había dicho, el hombre se vuelve mujer y la mujer se vuelve hombre, porque periódicamente ocurren cambios en ti. El hombre bueno se vuelve malo y el malo bueno; el santo tiene momentos de pecador y el pecador, de santo... uno sólo tiene que esperar. No actúes cuando la furia está en su punto más álgido, si no te arrepentirás y entrarás en una reacción en cadena y crearás karma. Es así como entras en el karma. Haz algo cuando estés en un momento negativo y formarás parte de una cadena interminable. Cuando estás negativo y actúas, el otro se vuelve negativo, el otro está dispuesto a hacer algo. La negatividad genera más negatividad. La negatividad provoca más negatividad, la furia crea más furia, la hostilidad crea más hostilidad y las cosas siguen y siguen y siguen.

La gente ha estado luchando entre sí, durante vidas enteras. ¡Y aún continúan! Espera. Cuando estás furioso, éste es el momento de meditar; no desperdicies ese momento. La ira está creando tanta energía en ti... que puede destruirlo todo. Pero la energía es neutral; la misma energía que puede destruir, puede ser creativa. Detente. La misma energía que puede destrozarlo todo, puede ser una lluvia de vida.
Sólo espera. Si esperas y haces las cosas sin prisa, un día te sorprenderás al ver el cambio interno. Estabas lleno de ira y la ira iba aumentando y aumentando hasta que llegaste a un clímax... y entonces el curso de las cosas empezó a cambiar. Y puedes ver que está cambiando y la furia va desapareciendo y la energía liberándose. Entonces estarás en un estado de ánimo positivo: el ánimo creativo. Ahora puedes hacer algo. Hazlo ahora. 

Espera siempre el momento positivo. Y no estoy hablando de represión, no estoy diciendo que suprimas lo negativo. Lo que digo es que observes lo negativo. Recuerda la diferencia, existe una tremenda diferencia. No digo que te estanques en lo negativo, que te olvides de lo negativo, que hagas algo en contra de ello, no. No estoy diciendo eso. No digo que sonrías cuando estás furioso, no. Esa sonrisa será falsa, fea, fingida. No sonrías cuando estés furioso. Enciérrate en tu cuarto, coloca un espejo frente a ti y mira tu rostro lleno de rabia. No hay necesidad de mostrárselo a nadie. 

Es cosa tuya, es tu energía, tu vida y debes esperar el momento oportuno. Sigue mirándote al espejo, mira tu cara enrojecida, los ojos rojos, al asesino en ti. ¿Has pensado alguna vez que cada uno lleva un homicida en su interior? Tú también llevas uno. No creas que el asesino está en otra parte, ni creas que el que comete el asesinato es otro. No, todos tienen la posibilidad de asesinar. Llevas el instinto suicida en ti. Mírate en el espejo; esos son tus diferentes estados, debes familiarizarte con ellos. Conocerse a uno mismo forma parte del crecimiento.

Desde Sócrates hasta nuestros días se ha oído: "Conócete a ti mismo". Pero ésta es la manera de conocerse a uno mismo. "Conocerte a ti mismo", no significa sentarse silenciosamente y repetir: "Soy Brahma, soy una alma, soy Dios, soy esto..." no tiene sentido. Conocerse a uno mismo quiere decir conocer todos los estados, todas las posibilidades: el asesino, el pecador, el criminal, el santo, lo sagrado dentro de ti, la virtud, el Dios, el Diablo. Conoce todos los estados, toda su gama; conociéndolos descubrirás secretos, llaves. Verás que la ira no permanecerá para siempre, o ¿sí podrá? No lo has intentado; ¡Inténtalo! No puede permanecer para siempre. Si no haces nada, ¿qué sucederá? ¿Podría la ira quedar suspendida por siempre y para siempre? Nada permanece para siempre. La felicidad viene y se va, la infelicidad viene y se va. ¿Entiendes esta simple ley? Todo cambia, nada permanece. Así que, ¿por qué tener prisa? La rabia ha llegado. Se irá. Sólo espera, ten un poco de paciencia. Mira en el espejo y espera. Déjala correr, deja que tu rostro se vuelva feo y homicida, pero espera y observa. No reprimas la rabia y no actúes bajo su influencia y pronto verás que tu rostro se suavizará, tus ojos se calmarán; la energía cambia, lo masculino se convierte en femenino... y pronto estarás radiante. La misma rojez que era rabia ahora ha adquirido un cierto resplandor, una belleza en tu rostro, en tus ojos. Ahora puedes salir, el momento de actuar ha llegado. Actúa cuando estés positivo. No fuerces a la positividad, deja que llegue a su tiempo. Este es el secreto. Cuando digo: "Aprende a transformar tus venenos en miel" , eso es lo que quiero decir. Y tercero: comparte. Cuando tengas algo negativo, guárdalo para ti. Cuando tengas algo positivo, compártelo. La gente, comúnmente, comparte sus negatividades, no comparte sus experiencias positivas. La Humanidad es simplemente estúpida. Cuando están contentos no comparten, son avaros. Cuando se sienten infelices, son muy pródigos. Entonces están mucho más dispuestos a compartir. Cuando la gente sonríe, sonríe muy moderadamente, sin llegar muy lejos, pero cuando están furiosos, lo están totalmente. El tercer paso es compartir la positividad. Esto hará que tu amor fluya como un río y hará que surja de tu corazón. El dilema de tu corazón empezará a cambiar cuando compartas. He oído un dicho muy extraño de Jorge Luis Borges. Escúchalo:"Dale aquello que es sagrado a los perros. Arroja las perlas a los puercos porque lo que importa es dar".Has oído lo contrario que dice así: "No arrojes nada a los perros y no des perlas a los puercos, porque no entenderán".Lo que importa no es lo que estás dando: perlas, santidad y amor, ni a quién se lo estás dando. Eso no es importante. Lo importante es que estés dando. Da cuanto tengas. Gurdjieff solía decir: "Todo lo que acumulé, lo perdí y todo lo que di, es mío. Todo aquello que di aún lo tengo, y todo lo que acumulé se perdió, se fue." Cierto; tienes sólo aquello que has compartido. El amor no es una propiedad para ser guardada; es un resplandor, es una fragancia para ser compartida. 

Cuanto más compartas, más tendrás; cuanto menos compartas, menos tendrás. Cuanto más compartas, más surgirá de tu interior. Es infinito; más brotará. Saca agua del pozo y más agua fresca fluirá hacia él. Deja de sacar agua, cierra el pozo, sé un miserable y cesará de manar. Poco apoco las fuentes morirán, se bloquearán y el agua que está en el pozo se corromperá, se volverá rancia y sucia. El agua que corre es fresca... el amor que fluye es fresco. Así que el tercer paso hacia el amor es compartir tus cosas positivas, compartir tu vida, compartir todo lo que tengas. Todo lo bello que tengas, no lo escondas. Comparte tu sabiduría, comparte tu oración, tu amor, tu felicidad, tu gozo; comparte. Sí, si no encuentras a nadie, comparte con los perros, pero comparte. Con las rocas, pero comparte. Cuando tengas perlas, espárcelas. No te preocupes si las das a los puercos o a los santos. Lo que importa es dar. 

El almacenamiento envenena el corazón. Toda acumulación es venenosa. Si compartes, tu sistema estará libre de venenos. Y cuando des, no te preocupes por si serás correspondido o no, no esperes ni tan siquiera las gracias. Siéntete agradecido a la persona que te permitió compartir algo con ella. No esperes en el fondo de tu corazón que él tenga que sentirse agradecido porque compartiste algo con él. No, siéntete agradecido porque él estuvo dispuesto a escucharte, a compartir un poco de energía contigo, porque estuvo dispuesto a escuchar tu canción, dispuesto a ver tu danza, porque cuando fuiste hacia él a darle no te rechazó... pudo haberlo hecho. El compartir es una de las virtudes más espirituales, una de las más grandes. Y la cuarta: no seas "alguien". Una vez que comienzas a pensar que eres alguien, te estancas. Entonces el amor no fluye. El amor sólo fluye de alguien que no es nadie. El amor mora sólo en la nada. Cuando estás vacío, hay amor. Cuando estás lleno de ego, el amor desaparece. El amor y el ego no pueden converger. El amor puede existir con Dios y no con el ego, porque el amor y Dios son sinónimos. Es imposible que el amor y el ego estén juntos. Así que, sé la nada. El "no ser" es la fuente de todo, el "no ser" no ser es la fuente del infinito... "no ser" es Dios. Ser "la nada" significa nirvana. Sé "la nada" y al serlo, habrás alcanzado el Todo. Siendo "algo" te perderás; al ser "la nada", llegarás a casa.
 
 

Miedos

El miedo es una emoción, tal como lo son la rabia, la tristeza y la alegría; pero el miedo tiene, para mí, unas connotaciones diferentes: algunos son puramente mentales, como las anticipaciones en las que nos imaginamos que pasará algo catastrófico y lo vivimos como real, cuando es una película producto de nuestra imaginación; otros son reales, como pueden ser todos los que hemos aprendido por experiencia o por educación (niño, no toques el enchufe que te electrocutarás) y otros son emocionales, como el miedo a la soledad, a no ser querido o aceptado, al dolor, por poner algunos ejemplos.

Mucho se habla del miedo como algo a evitar, como algo que nos impide alcanzar nuestros objetivos o nuestros sueños. Pero el miedo también tiene su utilidad ya que nos protege de eventuales peligros, evita que nos metamos en la boca del lobo, en situaciones que pueden causarnos daño.Otro tipo de miedo, muy estúpido por cierto, es el miedo a equivocarnos, más que nada porque los humanos aprendemos por ensayo-error, y si no nos arriesgamos a equivocarnos, nos quedamos congelados y por lo tanto, prácticamente muertos.

No es cuestión de no tener miedo, además de imposible, sino de ser consciente de él, discernir si nos está ayudando o si, por el contrario, nos está impidiendo satisfacer alguna necesidad y decidir si le hacemos caso o damos un paso más a pesar del temor.

Para mí personalmente, uno de los mayores problemas que tengo es que no suelo ser consciente de mis miedos, sólo de los muy concretos, como subirme a una montaña rusa. ¡Ni jarta de vino me subo a una! Me aterroriza...
No, no son esos los miedos de los que no soy consciente, sino de miedos muchos más profundos y sutiles. Al no enterarme, he llegado a meterme en situaciones en las que podría haber salido muy dañada y, afortunadamente, no sé si es que tengo una flor en el culo, pero nunca ha sido así.

En cambio, poco a poco, me voy dando cuenta de otros miedos que están ahí funcionando e impidiéndome alcanzar objetivos, satisfacer necesidades o concretar sueños, sin que yo me entere. Esos son los peores. ¿Cómo puedo decidir seguir adelante o no si no sé que existe un impedimento?

Pues ahí queda eso....
Si os encontráis con algo que no funciona en vuestra vida, con temas que parecen bloqueados sin motivo aparente, preguntaros si, profundamente, no habrá algún miedo escondido en la sombra que os esté jodiendo la marrana.

Lo mágico es que, en cuanto le sacáis el disfraz de fantasma, el miedo se esfuma y deja un rastro de polvo de estrellas....

sábado, 4 de diciembre de 2010

Cecilia Bartoli Laschia la Spina

Esta canción me conecta directamente con lo sagrado, además de tener un mensaje precioso: SUELTA LA ESPINA, COGE LA ROSA.
Suelta ya las heridas del pasado y empieza a ver los regalos que te da la vida. A menudo no los vemos y están ahí. Suelta las espinas de tu vida y coge la rosa.



domingo, 31 de octubre de 2010

Increíble mensaje de Lenny Kravitz sobre el despertar de la conciencia

Antonio Porchia - Voces

HORROR VACUI



¿Alguna vez habéis sentido miedo al vacío? "Horror Vacui" creo que le llaman en plan sabio.
A mí el vacío, efectivamente, me horroriza. Tengo vértigo y soy incapaz de subirme a una montaña rusa; es más, si voy en coche con otro conduciendo, lo paso mal en los cambios de rasante, o sea, es exagerado lo que me pasa con la sensación esa de que se me sube el estómago a la boca. Lo que para otros es un disfrute, para mí es la peor de las pesadillas.
Desde muy pequeña que soy consciente de ese miedo que traspasa todo razonamiento o intelectualización; es físico. Desaparece la mente, desaparece el mundo y sólo queda esa angustiosa sensación. Con 6 o 7 años mis padres me subieron a una montaña rusa para niños en Montjuic y fueron tales mis alaridos de terror que pararon la atracción por mí. Desde entonces...nunca mais.

Me he dado cuenta de que ese miedo va mucho más allá de lo simplemente físico y quizás, como dice Osho, es algo existencial, metafísico y que tiene que ver con la pérdida del paraíso que es estar en el útero materno, el momento de máxima perfección de nuestra vida, donde nos sentimos completos, protegidos, en perfecta comunión con todo....con todo lo que conocemos, sin mentes, pensamientos ni neuras que valgan. Tiene que ver con lo divino, no con el Dios católico, sino con lo que es más grande que nosotros y ¡casi todo es más grande que nosotros! La naturaleza, el cosmos, la energía de todo ello, la humanidad entera junta, la existencia, al fin y al cabo.

En el plano de nuestra pequeña dimensión, materializo ese terror llenando mi cuerpo de elementos perjudiciales para mi salud como tabaco, otras drogas como el café y algún que otro porrillo,  y comida sin tener hambre; en el plano emocional, encuentros personales de todo tipo; y en el plano intelectual, internet y TV especialmente.

Me ha gustado encontrar esta meditación de Osho sobre el miedo al vacío. Me tranquiliza que sea algo que va más allá de mí misma. 
He puesto ya mi intención en contactar con ese vacío y llegar hasta donde pueda con ello, no desde la exigencia, no desde la obligación, sino desde un lugar al que me cuesta acceder y con el que contacto cada vez más, que es desde la TERNURA por mí misma, desde el cuidarme y tratarme con suavidad y compasión.


MEDITACIÓN PARA EL MIEDO AL VACÍO

Todas las noches antes de dormir, proponte cerrar los ojos durante veinte minutos y entrar en tu vacío. Acéptalo, déjalo estar ahí. Si aparece el miedo, déjalo estar también. Tiembla de miedo pero no rechaces ese espacio que está naciendo ahí. Al cabo de dos o tres semanas empezarás a sentir su belleza, empezarás a sentir su bendición, el miedo desaparecerá por su propia cuenta. No debes luchar con él.

Siéntate de rodillas en el suelo, o en una postura cómoda para ti. Si tu cabeza empieza a inclinarse hacia delante lo hará permítelo. Te quedarás en una postura casi uterina, como el niño dentro del útero de la madre. Tu cabeza empezará a tocar las rodillas, o el suelo... permítelo. Entra en tu propio útero y quédate ahí. No uses técnicas, no uses mantras, no hagas esfuerzo, simplemente quédate ahí. Familiarízate con lo que hay. Es algo que no has conocido antes. Tu mente está recelosa porque esto viene de una dimensión muy diferente y desconocida. La mente no puede con esto. Nunca ha conocido nada parecido, de modo que está extrañada, quiere categorizarlo y etiquetarlo.

Pero lo conocido es la mente, y lo desconocido es Dios. Lo desconocido nunca se convierte en parte de lo conocido. Cuando se convierte en parte de lo conocido, deja ser el Dios desconocido. Lo desconocido seguirá siendo incognoscible. Aunque lo hayas conocido, seguirá siendo desconocido. Este misterio no tiene solución. El misterio es intrínsecamente irresoluble.

Todas las noches, entra en ese espacio. Tendrás miedo, temblarás, pero eso también está bien. Poco a poco, el miedo irá disminuyendo y cada vez disfrutarás más. De repente, al cabo de tres semanas, verás que un día surgen tantas bendiciones, tu energía aumentará tanto, tu ser tendrá tanta alegría, que es como si se hubiese acabado la noche y saliese el sol por el horizonte. - Osho -


Y para despedirme por hoy, os dejo con una foto con un toque de humor para este tema tan serio.... y es que nada es tan importante como para dramatizarlo. Simplemente somos humanos....


jueves, 28 de octubre de 2010

CREATIVIDAD

A continuación copio una entrada de una página web del que os dejo el enlace: http://www.claudio.aguirre.cl/2009/07/04/creatividad/
aunque así y todo quiero pegar todo el artículo ya que me parece espectacular y totalmente cierto.



El gran atractivo de las drogas de Occidente sólo se produce porque Occidente ha tenido éxito destruyendo completamente el hemisferio derecho, por culpa de la educación obligatoria.”
Vuelve a ser un niño y serás creativo. Todos los niños son creativos. La creatividad necesita libertad: estar libre de la mente, estar libre del conocimiento, estar libre de prejuicios. Una persona creativa es aquella que puede intentar lo nuevo. [...] Cada niño nace con todas las capacidades para volverse creador. Todos los niños, son ninguna excepción, tratan de ser creadores pero no se lo permitimos. Inmediatamente empezamos a enseñarles el modo correcto de hacer algo. [...]
En algún momento entre los siete y los catorce años sucede un gran cambio en el niño. Los psicólogos han estado investigando el fenómeno, ¿por qué sucede? y ¿qué sucede?
Tú tienes dos mentes, dos hemisferios en el cerebro. El hemisferio izquierdo es el de la mente no creativa. Es muy capaz técnicamente pero en lo que se refiere a la creatividad es absolutamente impotente. Sólo puede hacer algo una vez que lo haya aprendido: y lo puede hacer todo de un modo muy eficiente, perfectamente; es mecánico. El hemisferio izquierdo es el hemisferio racional, lógico, matemático. Es el hemisferio del cálculo, el ingenio, la disciplina, el orden..
El hemisferio derecho es justo lo opuesto. Es el hemisferio del caos, no del orden; es el hemisferio de la poesía, no de la prosa; es el hemisferio del amor, no de la lógica. Tiene una gran capacidad para la belleza, tiene una gran penetración para la originalidad; pero no es eficiente, no puede ser eficiente. El creador no puede ser eficiente, tiene que seguir experimentando. El creador no puede asentarse en ningún sitio. [...] Siempre está dispuesto a correr riesgos. [...]
El hemisferio derecho está funcionando cuando el niño nace; el hemisferio izquierdo no está funcionando. Entonces empezamos a enseñar al niño, sin saber, de una forma científica. A través de los siglos hemos aprendido el truco para cambiar la energía del hemisferio derecho al hemisferio izquierdo; cómo paralizar el hemisferio derecho y cómo echar a andar el hemisferio izquierdo. En eso consiste todo nuestro aprendizaje. Desde el jardín de infancia hasta la universidad, esa es toda nuestra preparación y nuestra, así llamada, educación. Es un esfuerzo para destruir el hemisferio derecho y ayudar al hemisferio izquierdo. En algún momento entre los siete y los catorce años tenemos éxito y el niño muere, el niño es destrozado.
Entonces el niño deja de ser salvaje; se convierte en un ciudadano. Entonces aprende el camino de la disciplina, el idioma, la lógica, la prosa. Empieza a competir en la escuela, se vuelve un egoísta, empieza a aprender todas las cosas neuróticas que prevalecen en la sociedad. Se interesa más por el poder, el dinero, y empieza a pensar cómo puede educarse más y volverse más poderoso. Cómo tener más dinero, cómo tener una casa más grande, y todo eso… da un giro. Entonces el hemisferio derecho funciona cada vez menos; o funciona sólo cuando estás soñando, muy dormido. O a veces cuando has tomando alguna droga…
El gran atractivo de las drogas de Occidente sólo se produce porque Occidente ha tenido éxito destruyendo completamente el hemisferio derecho, por culpa de la educación obligatoria. Occidente se ha vuelto demasiado educada; eso significa que se ha ido hasta el mismo extremo, hacia un lado. Ahora parece no haber posibilidad…, las drogas no van a desaparecer a menos que se introduzcan en las universidad, en los colegios y en las escuelas algunas pautas que puedan ayudar al hemisferio derecho a revivir otra ves. No hay posibilidad de prohibir las drogas sólo con una ley. No hay manera de hacer que se cumpla a menos que el equilibrio interno sea de nuevo restituido.
El atractivo de la droga consiste en que inmediatamente cambias de marcha; del hemisferio izquierdo tu energía va al hemisferio derecho. Eso es todo lo que puede hacer una droga. El alcohol lo ha estado haciendo durante siglos pero ahora hay disponibles drogas mucho mejores: LSDmarihuana,pscilocibina, e incluso, en el futuro habrá mejores drogas disponibles.
Y el criminal no es el consumidor, el criminal es el político y el educador. Ellos son los culpables. Han obligado a la mente humana a irse al otro extremo; hasta tal punto que ahora hay una necesidad de rebelarse. ¡Y la necesidad es muy grande! La poesía ha desaparecido completamente de la vida de las personas, la belleza ha desaparecido, el amor ha desaparecido… el dinero, el poder, la influencia se han convertido en los únicos dioses.
¿Cómo puede la humanidad seguir viviendo sin amor y sin poesía, sin alegría y sin celebración? No durante mucho tiempo.
Y la nueva generación alrededor de todo el mundo está prestando un gran servicio mostrando la estupidez de vuestra llamada educación. No es una coincidencia que los consumidores de drogas casi siempre se han convertido en marginados. Desaparecen de las universidades, de los colegios. No es una coincidencia. Es parte de la misma revuelta.
Y una vez que el hombre ha aprendido los placeres de las drogas se le hace muy difícil renunciar a ellas. Las drogas sólo se pueden dejar si es posible encontrar mejores maneras para poder liberar tu poesía. La meditación es la mejor manera; menos destructiva, menos dañina que cualquier otro tipo de química. De hecho no es perjudicial en absoluto, es beneficiosa. La meditación también hace lo mismo: cambia tu mente del hemisferio izquierdo al hemisferio derecho. Libera tu capacidad interna para la creatividad.
La gran calamidad que va a ocurrir en el mundo a través de las drogas sólo puede ser evitada con una cosa: la meditación. No hay otra forma. Si la meditación se hace cada vez más presente y entra cada vez más en las vidas de la gente, las drogas desaparecerán.
Y la educación debe de comenzar a no estar tan absolutamente en contra del hemisferio derecho y su funcionamiento. Si a los niños se les enseña que ambas partes son su mente, y si se les enseña a usar ambos, y si se les enseña cuándo usar cuál… Hay situaciones en las que sólo necesitas el lado izquierdo del cerebro, en las que sólo necesitas calcular; en el mercado, en los asuntos de la vida cotidiana. Y hay momentos en los que necesitas el hemisferio derecho.
Y recuerda siempre, el hemisferio derecho es la meta, y el hemisferio izquierdo son los medios. El hemisferio izquierdo tiene que servir al hemisferio derecho, el hemisferio derecho es el maestro; porque tú ganas dinero sólo porque quieres disfrutar y celebrar tu vida. Quieres un determinado saldo en tu cuenta bancaria sólo para poder amar con tranquilidad. Trabajas sólo para poder jugar; el juego sigue siendo la meta. Trabajas sólo para poderte relajar. La relajación sigue siendo la meta, el trabajo no es la meta.
La ética del trabajo es una resaca del pasado. Tiene que ser abandonada. Y el mundo de la educación tienen que pasar por una verdadera revolución. La gente no debería ser obligada, a los niños no se les debería imponer patrones repetitivos. ¿En qué consiste tu educación ¿Te has fijado en ella? ¿La has considerado? Es simplemente un entrenamiento de la memoria. No te vuelves inteligente, a través de ella te vuelves cada vez menos inteligente. ¡Te vuelves estúpido!
¿Y qué has aprendido? Información. Tu mente está llena de memoria. Puedes repetir, puedes reproducir; en eso consisten tus exámenes. Se considera a una persona inteligente si puede vomitar todo lo que le han echado encima. Primero hay que obligarle a que se lo trague, a que siga tragando, y luego a que en las hojas de los exámenes lo vomite. Si puedes vomitar eficientemente, eres inteligente. Si puedes vomitar exactamente lo que te han dado, se supone que eres inteligente.
Hay que entender esto: puedes vomitar lo mismo sólo si no lo has digerido, recuérdalo. Si lo has digerido no puedes vomitar lo mismo; podría salir otra cosa. [...] Los más estúpidos son considerados muy inteligentes. Es un asunto muy lamentable.
El inteligente puede que no encaje. ¿Sabías que Albert Eisntein no pudo pasar su examen de matriculación? Así es la inteligencia creativa; era difícil para él comportarse del mismo modo estúpido en que se estaban comportando todos los demás.

martes, 12 de octubre de 2010

Disculpas a la divinidad femenina

DISCULPAS A LA DIVINIDAD FEMENINA (de un guerrero en transición)
por Jeff Brown, el lunes 20 de septembre a la 1:47 pm

Pido disculpas por mi incapacidad de distinguir el guerrero
benevolente del guerrero despiadado, un reflejo de mi propia confusión
por frecuentar los campos de batalla de antaño. Cuando abría demasiado
mi corazón, era vulnerable a  los ataques de las facciones en guerra.
Fui condicionado a creer que tenía que permanecer rígido, enfocado,
preparado para cualquier eventualidad , en el deseo de protegerme a mí
mismo y a los demás del ataque. Pero fui demasiado lejos, y me cerré
tanto, que erradiqué el puente entre nuestros corazones. Ahora me doy
cuenta y lo siento.
Pido disculpas por mi ausencia perpetua, reflejo de la ausencia de mi
mismo, mi incapacidad de conectar desde un corazón tan atascado, por
emociones sin resolver, que no tuve las herramientas necesarias. Aún
me faltan algunas de esas herramientas, pero estoy abierto a que
aparezcan.
 Pido disculpas por mi imposibilidad de distinguir entre una relación
y la guerra. Como un guerrero en territorio enemigo, quería deslizarme
dentro y fuera de tu vida en mitad de la noche para saquear y tomar
egoístamente cuanto necesitaba, para llegar al otro extremo del abismo
con el botín. Me dió un poco de miedo volverme vulnerable al ataque.
Tenía la guerra en la cabeza, y no podía ver el río de Amor
esperándome en la otra orilla del campo de batalla. Hoy reconozco que
el Amor es el antídoto para el guerrero con armadura, pero no puedo
beberlo por mi impulsividad.
Pido disculpas por no haberte visto, pues mis ojos estaban cegados por
una ira congelada y por todas las lágrimas no derramadas. Si existe
algún consuelo, aunque creo que no lo hay, es que tampoco podía verme
a mi mismo. Sólo veía aquello que era útil en mi hipervigilancia, mi
foco guerrero. Mi espejo era un campo de batalla.
Pido disculpas por mi feroz materialismo sin conexión a tierra, mi
tiranía de poder, mi obsesión por la acumulación. De alguna manera
imaginaba que la acumulación me protegería a mi y a mis seres
cercanos, pero no llegué  reconocer que la acumulación sólo perpetuaba
la locura. También pido disculpas por mis abusos egoicos, reflejo de
mi ego errante, impulsado a moverse en todo escenario competitivo. No
podía distinguir entre el ego sano y saludable y el ego engreído y
enfermo. Llegué demasiado lejos en la dirección equivocada.
Pido disculpas por una sexualidad-objeto y desconectada del corazón.
Se que tu deseabas una intimidad real, una fusión de nuestras almas a
lo largo de la autopista corazóngenital. Pero había demasiadas
murallas alrededor de mi corazón, y no se pudo formar ningún puente
entre nuestras almas. Hubo momentos en que tus formas de amar me
liberaron de mis máscaras corporales, pero no tuve un modelo para
mantenerme en el fuego del corazón. Lo siento mucho, pues ahora se que
el camino que me tendiste era el camino hacia la Vida.
Pido disculpas por mis terribles actos de violencia, reflejo de mi ira
congelada, mi propia incapacidad de distinguir entre los enemigos
reales y los amigos. No hay palabras que puedan borrar lo que hice en
esos momentos de locura. Lo se a ciencia cierta. Puedo esconder mi
cara por la vegüenza, pero esto tampoco mejorará las cosas. Tengo que
ser dueño de mis fechorías, para encontrar la manera de creer en mi
capacidad de encontrar un lugar más amoroso. Hago un llamamiento a
otros guerreros para rendir cuentas por las acciones de nuestro
género, no para odiarnos a nosotros mismos, sino de un modo que es
genuinamente compasivo y honesto para con nosotros mismos. El guerrero
de corazón reconoce los errores en su camino y tiene el coraje de
hacer todo lo posible para enmendarlos con el tiempo.
Pido disculpas por mi incapacidad de desarrollar una relación
consciente. Tu estabas allí, con tu precioso corazón en la mano pero
yo estaba demasiado apegado a mi individualimo y asustado en ese
terreno desonocido. Yo conozco los bosques, los mercados y los caminos
del mundo exterior a la perfección, pero mi geografía interna me es
totalmente desconocida. Tu me llamaste a un lugar para el que yo no
estaba bien preparado, aunque sí me di cuenta debajo de la superficie
de mi valentía, que me estabas llamando a volver a Casa.
Estoy agradecido por tu disposición a creer que en esos momentos de
vulnerabilidad se manifestaba mi Yo Real. Tenías razón -mi verdadero
yo vive dentro de mi corazón- pero por unos instantes y de manera
intermitente fue lo máximo que podía manejar. Yo te veía tan
peligrosa, porque en tu presencia empecé a experimentar una forma de
ser entregada, como una rendición. Sin embargo, tu fe en mi bondad me
mantuvo de pie en muchas batallas y restauró mi fe en la vida cuando
yo más lo necesité. Tu fuiste la luz al final de un túnel de barbarie,
y yo me siento bendecido
Estoy agradecido porque te mantuviste a mi lado a las duras y a las
maduras, y también entiendo esos momentos en que tuviste que rendirte
y dejar marchar. Hoy reconozco que hay una diferencia significativa
entre una montaña rusa y una relación (love-ship and relationship).
Sólo el Amor no basta. Sin una voluntad compartida de tomar
conciencia, sólo puede haber frustración. Tan a menudo me mostraba
imposible, tan aferrado a mi inconsciencia como un guerrero a sus
armas. Y reconozco el Valor que tuviste en mantener tu corazón abierto
en presencia de mi resistencia. Tenías todo el derecho de perseguir
una relación auténtica, ya que tu espíritu ardía en su presencia. Tu
hermoso corazón tenía todo el derecho de ser atendido en su apertura y
buena voluntad. Estoy agradecido per el tiempo que me diste, un
respiro a pocos minutos de los escondites que yo equivocadamente
llamaba Hogar
Estoy agadecido por la Abuela, pues nadie percibió mi ternura tan
claramente. Gracias por la Madre, por escoger darme el Ser, y por
nutrir mi cuerpo hasta que pude encontrar mis pies. Gracias a la Madre
Tierra, por enraizar mi expansión y avivar mi espíritu. Gracias a la
Madre Divina, la Verdadera Madre de todos nosostros. Hoy puedo sentir
su divina presencia, tan cerca... Ferozmente compasiva, Ella estaba
siempre justo aquí, inspirándome Vida, sosteniéndome con seguridad. Me
siento en su regazo mientras ella me da el Aliento.
Espero el día en que la única cosa que encieda una relación sean dos
almas llamándose una a otra, dos almas con los corazones latiendo en
la misma dirección, un susurro de nostalgia que conecta una esencia
con la otra. Quiero amarte no para satisfacer mi ego, no porque eres
gratificantemente hermosa, sino porque tu sola presencia invita a mi
esencia a no esconderse nunca más. Quiero tocarte con el corazón en la
mano, para percibir que la química entre nosotros no se identifica con
el género, sino que proviene de la esencia,  lava líquida de amor
fluyendo desde el corazón a los genitales y más allá. En este
escenario, la relación se experimentará siempre como una práctica
espitritual, una expresión de devoción de nuestro Yo Sagrado.
Yo siempre creí que la sensibilidad era imposible de mantener viva en
un mundo cruel Sin embargo, en este momento, me siento sensible, pero
sin la fragilidad. Aún lllevo la armadura, pero hay un cambio en la
dirección de mi intensidad. Puedo permanecer en els espacio del
corazón más tiempo del que nunca pude. Me estoy ablandando por partes.
Después de tantas vidas con el arma en la mano, un guerrero más tierno
está naciendo en el centro de mi Ser. Él está confundido, pero
intuitivamente sabe que está de camino a Casa.
Por favor, no renuncies a mí ni a mis compañeros guerreros. Perdona
nuestras fechorías, o, como mínimo, permanece abierta a la posibilidad
que iremos cambiando a medida que el camino se ensanche al acoger
nuestra intención de cambio. Llegará ese día, en que nuestro espíritu
guerrero pierda su duro contorno, y se alinee con la acción bondadosa.
Algunos de nosostros ya estamos allí, y muchos otros seguiremos los
pasos.
El camino de la transformación depende del puente tendido entre
géneros, un puente benevolente que celebra nuestras diferencias con
respeto y amabilidad. Este trabajo debe empezar sanando las
desavenencias ente géneros, trabajando duro para sanar el corazón
colectivo, hasta que un día podamos estar de pie  en un puente tendido
para siempre, con las manos unidas, los corazones abiertos y
luminosos, abrazando lo masculino sagrado y lo divino femenino que
habita en el corazón de todos nosotros. Te encontraré allí.
Que podamos sentir las olas del Amor de la Madre Divina rompiendo en
las orillas de nuestro corazón, elevándonos ingrávidos por encima de
la locura del mundo, acunándonos agradecidos en los brazos que nos han
nutrido.  Aquellos de nosotros que hemos recibido sus bendiciones,
quizá nunca lo reconoceremos, pero sus actos de amor han penetrado en
nosotros, haciéndonos más fuertes, infundiéndonos la Luz del Amor.
Gracias.
© Jeff Brown, 2010 (www.soulshaping.com)

jueves, 7 de octubre de 2010

Nueva identidad


Esta mañana tenía cita previa en la comisaría para renovarme el pasaporte ya que he decidido viajar a México para un viaje chamánico e iniciático durante las vacaciones de Navidad.
A las 09.48 h entraba yo por la puerta y tras una espera de apenas 5 m han pronunciado mi nombre por lo que me he presentado ante la mesa y la mujer (de nombre Joana) que me había llamado. Solicito la renovación de mi pasaporte, caducado el pasado mes de julio,  y Joana me pregunta si quiero renovarme también el DNI, aprovechando que estoy ahí. Le contesto que no, que aún me quedan 2 años. Ella insiste: el nuevo es electrónico, total ya que estás aquí...Y yo: no, no hace falta, ya volveré cuando me caduque.

Ok, inicia el trámite y de repente veo como le pega un tijeretazo a mi DNI y me lo planta delante.
Me he quedado atónita, mirando alternativamente a mi documento mutilado y a Joana, sin poder pronunciar una palabra. A los pocos segundos ella se ha dado cuenta de su error y ha pegado un grito y un bote sobre su silla, con cara desconcertada.
Inmediatamente me ha entrado un ataque de risa y he soltado una carcajada sonora. Ella, al verme, se ha relajado y también se ha puesto a reír. Bueno, ahora ya no tienes alternativa, te lo vas a tener que renovar, me dice. Y sigue: menos mal que te lo tomas así, otro se hubiera enfadado. Sus compañeras, al darse cuenta de lo que acababa de ocurrir, se han unido a las carcajadas y las personas que esperaban sonreían divertidas.

Ha sido la anécdota del inicio de una jornada en el que me siento diferente y Joana, sin darse cuenta, me ha alegrado el día y, con su error, me ha confirmado una sensación que no tiene explicación racional y que yo asumo y acepto cada día más en el sentido de que nada pasa por casualidad y que si nos abrimos a la magia de cada instante, pasan cosas sorprendentes. En mi caso, hoy me he despertado con la impresión de que estoy empezando a vivir de otra forma. La astrología, en la que creo firmemente, indica que hoy, Luna Nueva, es el momento en el que el Sol y la Luna hacen conjunción y este mes, por la configuración actual, tenemos la oportunidad de iniciar nuevos proyectos, empieza un nuevo ciclo lunar, con nuevas oportunidades.

Sí, me siento con una nueva identidad y curiosamente, a pesar de mi resistencia, he renovado mi pasaporte y mi DNI, todo electrónico, con chips que ofrecen la ostia de posibilidades, fruto de esta era tecnológica en la que vivimos y que nos ofrece cada día más facilidades en un mundo en el que la burocracia estaba ya comiéndonos vivos.

Con todo, antes de las 10.30 h salía yo por la puerta de la comisaría, con mi identidad interna (DNI) y externa (pasaporte)  renovadas y una sonrisa en los labios. Al fin y al cabo, los papeles y los documentos no son más que el reflejo de una parte de nosotros, con foto incluida. Y en esa foto se evidencia el paso de los años. Os soy sincera: me veo mejor en la que me hice el otro día para el pasaporte que en la de hace 10 años. El tiempo no siempre pasa para peor y en mi caso, está claro que me siento mucho mejor en mi piel y en mi vida que hace una década. No sé si diré lo mismo en la próxima renovación.......

Y con respecto a la comisaría de Sant Cugat, escenario de esta anécdota, darles las gracias por cómo me han tratado (a pesar del error), por su simpatía y su eficiencia. Insisto en ello, ya que en pocas ocasiones hay halagos para la administración. Actualmente, hacer estos trámites que tanta pereza me dan es cosa de coser y cantar, no sólo por las ya citadas nuevas tecnologías, sino también por el valor de los seres humanos que están detrás de las mesas. Y el error es una prueba de que somos humanos y por lo tanto perfectamente imperfectos.

domingo, 3 de octubre de 2010

CÍRCULO DE MUJERES


“Círculo de mujeres”

CHARLA INFORMATIVA GRATUITA 
Jueves 7 de Octubre 2010 a las 20.00 h
en Espai de Gestalt
C/ Secretari Coloma nº 16
Barcelona

“Cuando un círculo de mujeres se congrega alrededor de un centro es como si rodeara un fuego sagrado. Es el centro lo que hace especial al círculo: el centro invisible que actúa como fuente de energía, de compasión y de sabiduría”
Jean Shinoda Bolen

Grupo de encuentro semanal entre mujeres cuyo objetivo es trabajar diferentes temas como:
·        Las relaciones entre nosotras
·        La relación con los hombres
·        Las pérdidas
·        La maternidad
·        La sexualidad
·        Los arquetipos
·        La relación con nuestro cuerpo
·        La conexión con nuestro instinto

Y todo aquello que nos afecta y nos concierne, para honrar lo femenino y conectar con nuestro poder desde la intuición y la ternura.

Crearemos un espacio de encuentro en torno al círculo como espacio vacío en el que investigar los diferentes temas, así como las necesidades que surjan desde el propio grupo. Utilizaremos la Gestalt, el trabajo corporal, la música, la meditación, el ritual, el baile, el teatro.

Imparten:
Lydia Falcó. Psicóloga. Educadora social. Terapeuta Gestalt
Ana Hernández: Trabajadora Social. Terapeuta Gestalt y corporal


LUGAR: Espai de Gestalt – C/ Secretari Coloma nº 16 – Bajos – Barcelona
CUÁNDO: Todos los lunes desde el 25 de Octubre 2010 hasta Junio 2011, de 20.15 a 22.15 
PRECIO: 80€/mes


sábado, 18 de septiembre de 2010

Claudio Naranjo

Como ya es habitual en mí desde hace 4 años, he pasado unos días en Quintana de Valdivielso, Burgos, en el programa SAT (Seekers after Truth) de Claudio Naranjo. En esta ocasión, Claudio estaba presente personalmente, lo cual es mucha suerte ya que desde que empecé este formación en el 2006 se decía que para cuando me tocara el 3, Claudio ya se habría retirado.

Afortunadamente no ha sido así y Claudio dirigió con toda su enorme maestría este retiro de 10 días en La Casa Grande.Me siento una privilegiada por haber podido trabajar personalmente con él. Había oído hablar de su grandeza, de su sabiduría, he leído libros, he crecido terapéuticamente en un ambiente Satiano por definición, pero nada de todo eso me acercó a la realidad de su presencia.

Claudio Naranjo es tan humano, tiene tanta humanidad que es divino. Con él he entendido que cuanto más humanos somos, más cerca de lo divino y de lo sagrado estamos.
Claudio es un sabio en todos los sentidos: del conocimiento, de la presencia, de la actitud, de la humildad. Su sola presencia centra y sana.

Os dejo con una entrevista suya que me parece genial:


Claudio Naranjo:
"El mal de la civilización es la mente patriarcal".

La nave se está hundiendo pero la gente tiende a estar más ocupada en mantener el estatus que en salvarse; en defender lo poco que les queda, aunque se haya visto lo poco que vale, que en la transformación, en dejarlo todo y empezar a construir de cero.


Claudio Naranjo estudió medicina, psiquiatría y música y acabó convirtiéndose en un referente mundial en la investigación de la mente humana. Integrador de la sabiduría tradicional y científica, oriental y occidental, y el conocimiento histórico, antropológico, sociológico, psicológico y espiritual del ser humano. Creador del programa SAT, en principio dirigido a profesionales de la psicoterapia y derivado en un programa de transformación individual y social para uso personal y en el ámbito educativo. Autor de más de 20 libros, traducidos a varios idiomas.


"La única salida a esta crisis es la transformación interior".

La crisis actual ha tambaleado muchos cimientos del sistema y ha acabado revelando algunas de sus muchas fisuras. El comunismo se hundió por sus fallos de funcionamiento pero el capitalismo no parece salir mejor parado. Llevamos siglos cambiando gobiernos, haciendo revoluciones políticas y sociales pero nunca llegamos a buen puerto quizás porque nos olvidamos de las transformaciones más básicas y elementales que tienen lugar en la revolución personal.
Tenemos el mundo que tenemos por el tipo de conciencia que se desarrolla a través de la educación, según Claudio Naranjo. Y si queremos salir de verdad de esta crisis económica, social y humana hemos de superar el ego individualista e iniciar una auténtica transformación interior.

¿La civilización está enferma? ¿De qué?
El mal de la civilización es la mente patriarcal. Y no me refiero sólo a la sociedad patriarcal que hace que los machos predominen sobre las mujeres y tengan un acceso más fácil al poder y a la economía. Me refiero a una forma de mentalidad que actualmente ya todos compartimos, hombres, mujeres y niños, contaminados por el mismo virus.
¿A qué nos referimos exactamente, con esa "mentalidad patriarcal"?
A una pasión por la autoridad. Por el ego, el ego patrístico, un complejo de violencia, desmesura, voracidad, conciencia insular y egoísta, insensibilidad y pérdida de contacto con una identidad más profunda.
Hay quien cree que todo esto forma parte de la naturaleza humana y que siempre ha sido así.
Pues no. Hay indicios de la existencia de un pasado matrístico, y aún hoy existen algunas sociedades indígenas de estas características que no funcionan en absoluto con estas directrices y valores que conocemos en la civilización. Esta mente, lejos de ser inherentemente humana, en realidad empezó a gestarse hace sólo unos 6.000 años, cuando, ante una crisis de supervivencia, ciertas poblaciones agrícolas arcaicas indouropeas y semitas tuvieron que volver a hacerse nómadas y acabaron convirtiéndose en comunidades de guerreros depredadores.
¿Y cómo se manifiesta esta mente patriarcal?
En unas relaciones de dominio-sumisión y de paternalismo-dependencia, que interfieren en la capacidad de establecer vínculos adultos solidarios y fraternales. El cerebro patriarcal-racional llama a la competencia, mientras que el femenino llama a la cooperación. Esta dependencia y obediencia compulsiva (a los gobiernos y al poder en general) no sólo son enajenadoras para el individuo sino que constituyen distorsiones, falsificaciones y caricaturas del amor.
Pero las cosas pueden ser de otra manera. Usted dice que, en realidad, somos seres "tricerebrados".
Efectivamente. En un lenguaje anatómico, poseemos un cerebro instintivo, que compartimos con todos los reptiles; emocional, como el resto de los mamíferos, y el racional, que es el último que se ha desarrollado y, sin embargo, ha acabado imponiéndose a los otros dos. Es como si en nuestro interior lleváramos a tres personas: una de tipo intelectual-normativo, que sería el padre; una persona emocional, que representa el principio del amor, que es la madre, y una instintiva, que sería el niño. Pues bien, en la sociedad actual, lo que denominamos la civilización, predomina el cerebro racional y tiene lugar el imperialismo de la razón sobre lo emocional y lo instintivo.
Pero esta razón que impera, ¿es realmente racional o más bien irracional?
Ahí has dado en el clavo, porque en realidad no es racional ni inteligente, desde el punto de vista de los resultados en el bienestar social y personal. Ha corrompido conceptos como la inteligencia, la eficacia o la racionalidad misma. Es una mente rígida, aislada, autoritaria y normativa que busca resultados y ganancias a corto plazo, pero ganancias desde el punto de vista competitivo, materialista o consumista, no en cuanto al bienestar profundo, desarrollo personal o convivencia con el medio. Y, en consecuencia, toda la educación está sujeta a este paradigma racionalista.
Que se manifiesta en.
En considerar la educación un mero traspaso de información, alejado de objetivos como el autoconocimiento, que debería ser prioritario. Y así vemos cosas en la escuela como que un niño o una niña llora y le llaman la atención.
Y si se ríe le echan de clase.
Las emociones están prohibidas. Y lo instintivo aún más. Y sin embargo, para que la persona esté sana en una sociedad sana sería preciso el equilibrio entre los tres cerebros. Armonizar los binomios competencia/colaboración, agresión/ternura. Desarrollar una sana agresión en vez de la agresividad depredadora imperante. Y sobre todo desarrollar la capacidad amatoria, la ternura.
¿Estamos en el camino? Usted habla del ocaso del patriarcado.
Por una parte, vemos que el autoritarismo en las familias disminuye y también el de los gobiernos. Pero han cogido el poder las empresas y su control en la sombra es enorme. Pero quizás sí, podemos decir que la nave se está hundiendo pero la gente está más ocupada en mantener el estatus que en salvarse; en defender lo poco que les queda, aunque se haya visto lo poco que vale, que en la transformación, en dejarlo todo y empezar a construir de cero.
Por eso insiste usted tanto en la importancia de la educación.
Claro, porque es más fácil prevenir que curar. Hemos de prevenir la destrucción de la mente. La educación actual cuenta con una agenda implícita que requiere que los niños sean igualitos a los papás, cuando los papás son el problema. Decimos que la educación es para transmitir nuestros valores y no nos damos cuenta de que estamos transmitiendo nuestras plagas.
¿Y esto es responsabilidad de la escuela, de la familia, de los medios.?
De las autoridades en todos estos ámbitos, desde los profesores quemados hasta la misma opinión pública. Los padres aspiran a que sus hijos triunfen en este mundo de competencia económica, no importa que también sea un mundo de pobreza creciente mientras que no les toque a ellos. Prefieren la educación que sirve como una máquina de certificación. No les interesa educar sino servir al mundo del trabajo. Insisten en que desean el bien de los hijos pero en realidad no les interesa el bien de los hijos más que como eficacia en los negocios. Tenemos el mundo que tenemos por el tipo de conciencia que se desarrolla a través de la educación, que es una educación implícitamente explotadora.
Es usted muy crítico con la educación y muy en especial con los educadores.
Porque no considero educación el mero traspaso de información, como una forma más de producción, de formación y explotación de nuevos trabajadores, que es en lo que consiste la escuela actual. Debemos volver a las raíces de la educación como autoconocimiento, en la búsqueda de ese "conócete a ti mismo" de Sócrates. Al autoconocimiento transformador que posibilite el cambio.
Sin embargo, hay algunas iniciativas educativas diferentes, como por ejemplo las escuelas internacionales de Krishnamurti.
Sí, pero aún esas escuelas llegan hasta el debate, y eso está bien, porque por lo menos te da la oportunidad de aprender a pensar por ti mismo. Pero el debate en sí no transforma nada. Hay que integrar procesos de autoconocimiento transformador.
La transformación individual para transformar y sanar la civilización.
No hay cambio posible sin pasar por el autoconocimiento individual. Siglos y siglos de cambios sociales y políticos han fracasado porque han pasado por alto el cambio de las personas. Sólo podemos sanar el tejido a través de las células, las personas. Y para eso tenemos que sembrar la semilla en la escuela. Pero ha de ser una nueva escuela que tenga en cuenta los tres aspectos de las personas: el conocimiento, la salud amorosa y la salud instintiva.
Suena diferente.
Pero necesario, si queremos transformar las cosas de verdad. El otro día me invitaron a dar una conferencia en una universidad, y antes de empezar me pidieron que evitara los temas espirituales y los psicológicos y me limitara a la pedagogía. Chocante. La educación se resiste a integrar lo transcendental-espiritual y lo terapéutico y sigue considerándolo un campo ajeno porque, de lo contrario, complicaría las cosas. Y es cierto, las complicaría un poco, porque significaría permitir que las personas piensen por sí mismas. Así que no se asume el riesgo. Claro que no se calcula el precio.
¿Y cuál es el precio?
La infelicidad colectiva.
¿Y qué podemos hacer?
En primer lugar, reconocer que es un hecho que los niños llegan cada vez más emocionalmente dañados al colegio. En muchos casos los padres están ausentes de la educación de los hijos. Escasea el tiempo libre y casi no se disfruta del ocio, y mucho menos compartido en familia. Y sin embargo, el ocio está ligado al crecimiento y al espíritu, ya que te ofrece la oportunidad de estar contigo mismo.
¿Qué más?
Reconocemos también que están faltos de amor y de esa parte del saber, no científico, la sabiduría que nos permite tomar buenas decisiones en la vida. Decisiones que nos conduzcan de verdad a ser más felices.
¿La escuela tiene que ocuparse de todo esto?
Sí, la escuela tiene que incorporar ese aspecto humanizante. Revelar la insatisfacción latente y canalizarla. No sólo para sacar a flote este sistema económico en crisis sino por el coste personal y de sufrimiento.
¿A qué se refiere con revelar la insatisfacción?
Porque detrás de toda búsqueda hay una insatisfacción y si queremos iniciar una búsqueda personal hacia el autoconocimiento y la transformación debemos ser conscientes primero de que este estado de cosas no nos satisface. La insatisfacción está ahí, bien latente y bien visible, lo que pasa es que el consumismo nos da respuestas del tipo: cómprate un coche mejor, cambia de casa, de ciudad, de pareja, de trabajo. Pero no vale la respuesta del consumismo porque la insatisfacción, así, no sólo no se resuelve sino que acabamos haciéndonos adictos a ella, que en realidad es lo que necesita el sistema: que seamos unos obedientes consumistas insatisfechos crónicos. Necesitamos respuestas más profundas que nos lleven a hacer cambios significativos.
Tengo la impresión que tanto en la escuela como en la familia no siempre está bien vista la búsqueda ni la insatisfacción.
Y así es. Porque nuestra cultura no reconoce la búsqueda como un valor sino como un síntoma. Sólo se admite si está en el camino de la ambición profesional, pero si es algo indefinido, que es como tiene que ser la búsqueda en estado puro, enseguida se etiqueta. Dicen "qué persona tan inquieta", y se la ve rara. Si además es muy apasionada, la búsqueda no comprendida ni apoyada se hace dolorosa y acaba en la consulta del psiquiatra. Cabe la posibilidad de que se acabe interpretando como un síntoma esquizofrénico, angustia, etc., cuando en realidad no es más que la insatisfacción natural ante la vida alienada, separada y desestructurada que llevamos.
¿De qué manera podemos actuar desde la familia?
Lo máximo que pueden hacer los padres por sus hijos es ocuparse de su propio desarrollo personal. Que el padre y la madre se desarrollen como personas y sean el ejemplo. Que no aspiren solo a que el hijo o la hija traigan buenas notas a casa. Que tomen conciencia de todo eso que está faltando en la educación y parece que nadie lo nota.


El libro.
Sanar la civilización.Claudio Naranjo.
Ediciones La Llave.
158 páginas.
 Secretaría  +34 93 209 7938  Fax  +34 93 414 1710
www.fundacionclaudionaranjo.com

jueves, 22 de julio de 2010

Vínculos

Hace poco me preguntaron sobre mis amigos, si tengo muchos o pocos, si me siento bien rodeada, apoyada o si me siento sola, si tengo personas a mi alrededor con las que puedo contar en momentos de dificultad y también de diversión.
Me quedé pensativa y no supe muy bien qué contestar. Sí que tengo amigos con los que me relaciono estrecha e íntimamente, con los que nos comunicamos regularmente y nos ayudamos sin dudarlo, pase lo que pase. De eso no tengo ninguna duda,  pero en ese momento, pensé sólo en 3 en concreto.

La pregunta me despertó curiosidad y ganas de concretar más, de fijarme bien, de profundizar en la observación de qué amigos tengo, además de estos 3 y de cómo me vinculo con ellos. 

Para mí, no hay dos amigos iguales y esa vinculación varía mucho según de qué persona se trata.

Estoy haciendo el ejercicio de observar y observarme. Últimamente he cortado con algunas personas por darme cuenta que su compañía me hace sentir mal. Y en el sentido contrario, he retomado algunas amistades al preguntarme, más allá de discusiones o enfados que hayamos podido tener, qué dice mi corazón y mi corazón dice: quiero a esta persona. Y tal como lo he sentido, he llamado, hemos quedado y así, sin más, lo he dicho.

Recientemente me he encontrado con compañer@s de la Universidad; con colegas de mi antigua trabajo, con compañer@s de la escuela, con amig@s de la infancia. Tras esos encuentros, me he dado cuenta de que suelo conservar amistades a lo largo del tiempo, de mucho tiempo.  Creo vínculos sólidos con muchas personas, vínculos que permanecen con el paso de los años, inalterables aunque estemos tiempo sin vernos o sin llamarnos.

Me siento querida. 

Una amiga me dice que eso me ocurre porque cuido las relaciones. Probablemente sea cierto y también que no sólo yo lo hago, el otro también, porque sino, no se crea ese vínculo, y entonces,  antes o después,  se acaba. 

El eterno equilibrio entre el dar y el recibir, que ocurre de forma simultánea.

Estoy definiendo y redefiniendo mis vínculos, siendo cuidadosa con las personas que quiero que estén en mi vida y sintiéndome cuidada por ellas.

No siempre hay correspondencia. Algunas personas a las que me gustaría tener cerca, se alejan o simplemente desaparecen,  y otras que me tienen sin cuidado quieren acercarse a mí y yo paso.

Creo sinceramente que la amistad o cualquier relación sólo puede mantenerse y prosperar si se la cuida, con amor y ternura, con generosidad y sinceridad, viendo al otro, escuchándolo. Y eso, mutuamente.

Felices vínculos








martes, 8 de junio de 2010

La felicidad es una decisión

“El mundo es como una olla y el corazón es la cuchara;
según como lo muevas la comida saldrá buena o mala”
Dogen, maestro budista
Es muy difícil exagerar la importancia de un texto como El libro tibetano de la vida y la muerte“: ha servido de inspiración a muchos profesionales de la salud aquí en Occidente, así como a profanos en la materia que han reconocido la importancia de lo que nos cuenta su autor.
Sogyal Rimpoché es uno de los lamas más conocidos en el mundo occidental y en esta entrevista conoceremos un poco más de su pensamiento…
Para mí hay dos aspectos básicos que el lama Rimpoché destaca en la entrevista: por un lado, la importancia de la mente y su control para el budismo, y por otro la obsesión que tenemos casi siempre por pensar exclusivamente en nosotros y en nuestros problemas, olvidándonos de los demás.
Lograr mantener la mente en calma, alejada de los apegos y los deseos, y preocuparnos por el resto de seres humanosFórmula para la felicidad para la que contamos además con una herramienta inestimable como es la meditación. Receta que, efectivamente, se ha demostrado válida científicamente: los beneficios de la meditación están ampliamente demostrados a nivel experimental.
Sólo falta que nos convenzamos del todo…
Sogyal Rimpoché nació en Khan, en el Tibet oriental y fue reconocido enseguida como la reencarnación de un importante monje budista. Fue educado por destacados maestros y asistió a la pacífica muerte de muchos de ellos: enseñanzas que luego recogería en su libro.
Os dejo con sus palabras en esta entrevista de La Contra de la Vanguardia del 9/05/2005.
¿Por qué interesa tanto el budismo en Occidente?
Porque los occidentales no son tontos, claro.

¿Y qué vemos en el budismo?
Ustedes han visto ya cuánto sufrimiento mental padecen, y están descubriendo que el budismo puede ayudarles.

¿Sufrimiento mental?
Depresión, neurosis, infelicidad… ¿Por qué? ¿Por qué, si disponen de tanta riqueza, avances, tecnología, confort…?

Quizá porque todavía queremos más.
Vivirás en el mejor sobreático del mejor edificio sobre Central Park… y te tirarás por la ventana. ¿Por qué? Porque la felicidad sólo está en la mente. Todo está en los pensamientos. ¡Es la mente la que crea el mundo!

¿Mi felicidad depende de mi mente?
Sí: sufrimiento y felicidad son creaciones mentales. Por eso la enseñanza principal del budismo es ésta: “¡Domestica tu mente!”.

¿Y en qué consiste eso?
En conquistar la mente: el budismo enseña a entrenarla para aplacar emociones negativas, angustia, descontento, infelicidad…

¿Sufrimiento, en suma?
Sí. Entrenando la mente, es posible llegar al extremo de que cualquier suceso deje de parecerte adverso… para ser una bendición.

¿Hasta ese punto? ¿Cómo conseguir eso?
A mí me ayudó esta frase que leí hace 30 años: “El agua, si no la remueves, se vuelve clara”. Pues bien, la mente es como el agua.

No hay que removerla.
La enturbian los pensamientos. Una mente calma es un cielo azul: los pensamientos son las nubes que lo tapan. ¡No te identifiques con esas nubes, y busca ver el cielo!

Difícil: la vida es complicada y hay que darle tantas vueltas al coco…
¿Sí? “Todos los problemas del ser humano derivan de su incapacidad de sentarse solo en una habitación”, escribió Pascal…

Pero consuela tanto estar distraídos…
Nos distraemos de nosotros mismos con pensamientos: son astucias del ego que nos apartan de nuestra esencia, son falsas visiones a las que nos aferramos, nos apegamos.

¿Tanto nos autoengañamos?Escuche este cuento que narró Buda… Un mercader tenía una bella esposa y un hijo pequeño. La esposa enfermó y falleció, y el mercader cifró toda su felicidad en ese niño. Mientras estaba en un viaje, unos bandidos asolaron la aldea y se llevaron al niño. A su regreso, el mercader vio un cuerpo de niño calcinado y lo tomó por el de su hijo.
Pobre hombre, cuánta desgracia…
Practicó una ceremonia de cremación del hijo, y conservó las cenizas en una bolsita de seda. Trabajaba, comía y dormía aferrado a la bolsa y a su desesperación, llorando…

Comprensible…
Un día su hijo escapó de los bandidos y llamó a la puerta del padre. Era medianoche y el padre sollozaba junto a las cenizas. “¡Soy yo, papá!”, gritó el hijo. El padre pensó que alguien le gastaba una broma cruel, y no abrió. El hijo llamó cien veces, inútilmente,hasta que se fue. ¡Nunca volvieron a verse!

Ya veo: nos apegamos a nuestra verdad…
… y no sabemos dar la bienvenida a la verdad en persona cuando llama a la puerta.

Pues ayúdeme a estar abierto y alegre.
Cada vez que vea o hable con otra persona, piense que esa persona es usted.

Buen ejercicio… Y difícil.
Entrene su mente en eso. Verá qué bien.

¿Y si yo me odio? Odiaré a todos, pues.
Haga este ejercicio: inspire, y a cada inspiración imagine que recoge usted todo el dolor, desgracia, angustia y sufrimiento de los otros; y espire, y a cada espiración difunda hacia los otros bondad, consuelo, amor.

¡Se supone que el que estaba mal era yo!
Precisamente: tus males derivan de preocuparte tanto de ti mismo, del yo, yo, yo…

Pero si estoy sufriendo yo…
Yo, yo… ¡Ábrete al sufrimiento de los otros!: eso es la compasión. Y empieza a meditar: quieto, concéntrate en tu respiración, obsérvala, eso sosegará tu mente. La práctica de la meditación conduce a la paz interna.

La panacea, lo que todos buscamos…
Lo que te digo no es cuestión de fe: te bastará con probarlo y saborearlo por ti mismo.

¿Qué tipo de paz interna es esa?
La falacia del ego se disuelve, las emociones negativas pasan… Eso es la sabiduría: como la compasión, está también dentro de ti.

¿Basta con ponerse a meditar?
Poquito a poco… Pero si lo intentas, te llenará de tanta alegría y fuerza que querrás seguir. Hoy los estudios médicos ya han probado 
los múltiples beneficios psicosomáticos de la meditación (sabiduría) y del amor (compasión): el ritmo cardíaco se equilibra, el sistema inmunológico se refuerza…
Entonces el Dalai Lama estará perfecto…
El Dalai Lama es un hombre bueno, y verle estimula a la humanidad a intentarlo.

La humanidad insiste en la barbarie, Occidente en especial: ¡no somos tan inteligentes!
Sí, sí lo sois, pero sucede que aún ponéis la inteligencia al servicio de la ignorancia.

¿Qué ignoro?
Que puedes tomar la decisión de ser feliz.

Pero hay dolor, sufrimientos, heridas…
Sí, pero no seas ignorante: ¡no te dejes engañar por todo eso, no te identifiques con eso! Ésa es una visión errónea, ignorante.

No es nada fácil.
Ya: si hace mucho que no te duchas, al hacerlo saldrá mucha mugre y te asustarás. Si perseveras, el agua saldrá limpia. Persevera.

Ustedes no le piden nada a Dios, veo…
A la sabiduría y a la compasión que palpitan dentro de ti podrías llamarlas Dios.

¿La humanidad será divina un día?
Un día, dentro de muchos eones…