jueves, 27 de diciembre de 2007

Un regalazo

Siempre me ha gustado hacer fotos, aunque nunca he hecho ningún curso y técnicamente no tengo ni idea. Cuando estaba casada las hacía con una Nikon de Alberto que era una pasada. Una cámara grande y pesada, totalmente manual con una calidad excelente. Estaba un buen rato para hacer cada foto, encuadrar, enfocar, que si la apertura del diafragma, la velocidad....ya no recuerdo cómo lo hacía, pero lo hacía. La mayoría de fotos familiares las hacía yo y tengo muchísimas. Claro está.... yo casi no salgo!!!

Al separarme me quedé sin cámara. Me compré una a la medida de mis posibilidades económicas: una pequeña Olympus muy apañada ella y que en nada se podía comparar con la gran Nikon. Como el tema económico desde que me separé ha sido un tema difícil, aunque he ido apañándomelas y mejorando año tras año, ni soñar con volver a tener una cámara como aquella.

Me prometí que si algún día llegaba a poder ahorrar suficiente dinero, lo primero que haría sería eso: comprarme una buena cámara, ahora ya en estos tiempos, una reflex digital.

Pues ya la tengo!!!! Mis hijos, que han recibido una pequeña cantidad de dinero heredado de su padre, me han regalado una super-mega-chupi-guay cámara reflex digital!!!! Cuando la vi me puse a llorar de emoción, no tanto por la cámara, sino por lo que simboliza que mis hijos hayan hecho este esfuerzo para podérmela comprar.

Y ya me veis, con la cámara a todos lados, hasta duermo con ella!!! y con el libro de instrucciones, que la mitad de las cosas ni las entiendo ni creo que las entienda nunca si no me apunto a un curso de fotografía!!!

Es una pasada y estoy disfrutando mucho. Hoy me voy a la montaña y seguiré practicando. Cuando pueda me compraré un zoom, me encanta hacer primeros planos.

Aprovecho ya para desearos un MUY FELIZ 2008.
¡Hasta el año que viene!!

lunes, 24 de diciembre de 2007

FELIZ NAVIDAD

video

Os dejo esta pequeña joya como regalito de Navidad. Espero que os guste, a mí me ha encantado.

FELIZ NAVIDAD Y QUE EL 2008 OS TRAIGA LO MEJOR PARA CADA UNO DE VOSOTROS

viernes, 21 de diciembre de 2007

Vínculos afectivos

Tras el impacto que recibí con la noticia de la muerte de mi querida Nuria, hoy he podido hablar con su hija, mi hermana del alma, mi hermana porque, como ella misma me ha dicho, yo era como la segunda hija de su madre.
Me ha contado que Nuria murió plácidamente en su cama, tomada de la mano de su marido, del amor de su vida, un amor que los ha mantenido unidos durante 60 años. Simplemente se durmió y no se despertó.
Al levantarse, Johnny fue a hacerle una taza de chocolate caliente, como hacía cada mañana. Se la llevó a la cama y le extrañó que ella no se moviera al decírselo. La tocó y se dió cuenta de que... estaba fría. Nuria se había ido plácidamente durante el sueño, de la manera más dulce: junto a su hombre.
Saber estas circunstancias me ha dado mucha serenidad y más aceptación.

Cambio de tema: leyendo la última entrada de nuestro zurdo más famoso y enlazando con la relación que yo misma tenía con Nuria (tía de mi ex marido), reflexiono sobre las relaciones y el afecto que podemos tener unos hacia otros sin tener que mediar ningún tipo de vínculo familiar.

Cuando hoy en el trabajo han visto los hinchados ojos que yo lucía y les explicaba quién había muerto, algunas personas me miraban extrañadas, sin entender que me afectara tanto la muerte de la tía de mi ex-marido. Yo me veía incapaz de hacerles entender que nada tiene que ver la relación familiar o no, sino el tipo de vínculo creado entre ella y yo, como el vínculo creado entre Mariano y su sobrina que va mucho más allá de que sean sobrina-tío.

Y para seguir en la línea de lo dicho, ahí va otro ejemplo:
Esta tarde mi hija me ha pedido si su hermanita de 4 años, fruto del matrimonio de su padre con su segunda esposa (yo fui la primera) podía venir con nosotros a la cena del 24 por la noche con toda mi familia. Parece ser que Paula, que estuvo presente el día de la celebración del cumpleaños de mi hijo, con mis padres, mis hermanos y mis sobrinos, desde entonces no para de hablar del Avi Enric (mi padre), de Jùlia y Eric (mis sobrinos). Le ha pedido a su madre que la deje ir para poder verlos otra vez.

Estaba especialmente impactada con mi padre, se sentaba a su lado, se acurrucaba en sus brazos y lo adoptó como abuelo (hay que decir que ella no tiene abuelos, sólo una abuela y con menos de 3 años se quedó sin padre).

Paula estará con sus hermanos (mis hijos), con mi familia y conmigo la noche de Navidad. Porque ella siente afecto por nosotros; porque, de alguna manera, en su corta edad no entiende, ni falta que hace, de relaciones familiares y sí de personas que le muestran su afecto y la quieren, aunque sea la hija de mi ex con una casi desconocida para mis padres y resto de la familia; porque los niños van ahí donde se sienten bien, lo cual los adultos dejamos de hacer muchas veces por imperativos sociales, por etiquetajes absurdos o por un debeísmo culpabilizador.

Si algo voy aprendiendo de la vida, de la muerte y del cariño que recibo es que quiero estar con los que de verdad me quieren y quiero, prescindiendo de lo políticamente correcto. Como ya he comentado en más de una ocasión, no dejarme nada en el tintero y cuando llegue el último suspiro, haber agotado la tinta con aquellos a los que real y profundamente he querido.

¡Cuánto por aprender de los niños!

jueves, 20 de diciembre de 2007

Nuria




Nuria
Esta noche pasada ha muerto una mujer a la que adoraba y quería con locura. Era recíproco. Nuria me quería como a una hija. Me lo demostraba y me lo decía. Y yo a ella. Era como una segunda madre para mí. Nos lo contábamos todo, las alegrías y las penas, las preocupaciones y los proyectos. Nos ayudábamos en lo que podíamos, pero sobretodo y por encima de todo, nos queríamos. Ella vivía en París, yo en Barcelona. Nos veíamos una vez al año, en verano en nuestras queridas montañas del Pirineo, en la Cerdanya. Éramos vecinas allí, una casa al lado de la otra, con una puertecita de madera, siempre abierta, que separa los respectivos prados de verde hierba.

Nuria tenía 81 años. Los cumplió el pasado 8 de septiembre y tuve la fortuna de celebrarlo con ella y su marido Johnny. Su último cumpleaños. Me invitaron a comer a un restaurante con una preciosa terraza, allá arriba, entre picos y vacas, en el Lac des Bouillouses. Hacía un día precioso y comimos un chuletón de buey que se salía del plato. Ella ya no tenía dientes y le corté la carne a pequeños pedacitos para que pudiera comerlos. Es el mejor recuerdo que puedo tener de la última vez que la ví, feliz entre sus montañas.

Era tía y madrina del padre de mis hijos. A pesar de la separación entre él y yo, Nuria siempre mantuvo el contacto conmigo y me ayudó en los peores momentos. Poco a poco, a lo largo de los años (33 en total) se fue tejiendo entre ella y yo esa relación maravillosa que nos unía desde lo más profundo de nuestro corazón.

Nos decíamos sin miramientos que nos queríamos y sabíamos que así era aunque nos separara la distancia. Nos llamábamos de vez en cuando. Ella siempre me decía que me añoraba, que ojalá viviéramos más cerca porque me echaba de menos. Cuando me separé de ella esta última vez, me dijo y me insistió: ven a verme a París, ven a verme a París.
Le contesté que me era difícil, el trabajo, los hijos, los padres, el dinero.... y ella siempre me decía: por el dinero no, te lo envío y te compras el pasaje.

No he ido a verla, ni tan siquiera la he llamado desde septiembre. Estos días pensaba en ella: quiero llamar a Nuria, no sé nada de ella desde el verano y ella tampoco me ha llamado. Bueno, ahora que llega Navidad, la llamaré para felicitarle las fiestas.

He llegado tarde. Nuria se ha ido y yo no puedo contener las lágrimas. Llevo todo el día llorando su ausencia. La noticia de su muerte me ha pillado por sorpresa. Me cuesta imaginar volver a la Cerdanya en verano y que ella no esté. No paro de oir su voz diciéndome: Ana bonica, t'estimo!!!!

Jo també t'estimo Nuria, t'estimo moltíssim. Ja saps, ni la distància ni la mort faran que deixi d'estimar-te.

domingo, 16 de diciembre de 2007

Gestalt conclusa

Hoy he acabado la formación de psicoterapeuta de la Gestalt. Han sido 3 años intensos que han supuesto una transformación profunda de mí misma, desde los cimientos, un desaprendizaje de lo aprendido a lo largo de toda mi vida, una deconstrucción de la personalidad y del ego. Ha habido momentos muy duros, también muchas risas, complicidades, amistad, miedo, confianza...Creo que he pasado por muchísimos estados de ánimos, he recorrido las emociones con toda la escala de intensidades y como resumen, siento que algo fundamental que me llevo es haber encontrado mi lugar, mi espacio en la vida y la pertenencia a una familia, a un grupo, a una actitud de vida y, desde luego, mi pertenencia al género humano.
Un decrecimiento personal a favor de una mayor humanidad.

Dentro del grupo (19 personas más los terapeutas) he creado vínculos muy fuertes con algunas personas. A otras, sé que no las volveré a ver y con otras posiblemente nos llamemos de vez en cuando o nos escribamos algún correo y poco más. Todas ellas han conformado EL GRUPO en el que he podido aprender a mirarme y a verme con más claridad.

Este último fin de semana lo hemos dedicado a decirnos unos a otros lo que los demás han significado en el proceso personal de cada uno. Lo hemos hecho individualmente y diciéndonos tanto lo bonito y amoroso como lo que nos ha dolido o no nos ha gustado, en qué nos hemos visto reflejados en cada uno.

Personalmente esperaba que me dieran bastante caña, ya que, sobretodo en los últimos tiempos, no me he callado nada y he dicho siempre lo que sentía y pensaba. Eso no siempre es bien aceptado por todo el mundo y en la anterior formación en la que estuve, salí antes de tiempo por esta razón. Sé que a veces soy dura y prepotente expresándome, algo de lo que ahora soy consciente y antes de la formación , no.

Me ha sorprendido el enorme reconocimiento que uno a uno me han hecho mis compañeros.

En resumen, lo que más me han dicho es:

Fuerza y entrega, a veces demasiado exigente conmigo misma y por lo tanto con los demás

Autenticidad y transparencia. Lo que se ve es lo que hay

Confianza: si digo algo es porque así lo siento y eso evita equívocos e inspira confianza

Tierna, cálida y amorosa (sobretodo en el último año)

Intuitiva

Honesta

Persistente

Seductora

Y cómo adjetivo común y generalizado:

INTENSA (lo cual gusta a algunos y asusta a otros, aunque, sea lo primero o lo segundo, suele resultar atractivo y seductor. En todo caso es quizás el adjetivo que más me caracteriza).

Aún no asumo que esto se ha acabado, que no me volveré a encontrar dentro de un mes con mis compañeros, ni nunca más y que, oficialmente ya soy terapeuta.

Se cierra un círculo, importantísimo, básico en mi vida. Se cierra dándome alas, raíces y una actitud de vida que me proporciona serenidad y alegría, ganas de vivir y disfrutar; y una mirada que poco a poco se va transformando desde la carencia hacia la abundancia.

Momento de tristeza por el duelo que supone ese vacío y de alegría por la sensación de satisfacción del trabajo concluido y bien hecho.

sábado, 8 de diciembre de 2007

Vida y muerte

"En un poco más me habré ido de entre ustedes, adonde no puedo saber.
Venimos de ningún lugar y a ningún lugar vamos. ¿Qué es la vida?,
es como la luz de una luciérnaga en la noche,
es como el aliento del búfalo en tiempo de invierno.
Es como una pequeña sombra que corre a través de la hierba y se pierde en la puesta del sol."
Palabras del jefe Crowfoot o Isapo-Muxika, tribu Blackfoot, antes de morir (Abril 25 de 1890)

Aprovechemos amigos, aprovechemos la vida, cantemos, bailemos y expresemos todo lo que llevamos dentro.



martes, 4 de diciembre de 2007

El wiwichu

EL WIWICHU
Una hermosa noche de diciembre,
allá en La Habana,
estaba una pareja de cubanos mirando el mar,
muy acaramelados en el malecón,
cuando de repente, le dice él a ella:
Chica, ¡ déjame tocarte el wiwichu !
Estás loco, mi negro,
¿ cómo crees, si no es tiempo todavía ?
Anda chica que no ves que es el tiempo perfecto,
¡déjame tocarte el wiwichu !
No, que no quiero !
Anda chica, es ahora o nunca,
deja que te toque el wiwichu....
Bueno, mi negro,
sólo porque te quiero mucho...
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Entonces el negro agarra su guitarra y prosigue:
Wiwichu a merry crismas,
wiwichu a merry crismas,
wiwichu a merry crismas,
and a japy niu yirrrr !!!
¿Soy el primero en felicitarte las Navidades?
*Coxinillos,mamonazos,mas que mamonazos, que creíais que era el Wiwichu.....algo de sexo exotico?jajajajaja

sábado, 1 de diciembre de 2007

AEOLIAH-silent majesty

Un poco de silencio. Dejaros llevar por la música y las imágenes, disfrutad de unos minutos de paz, relajaos y abandonad las prisas y el estrés.

Intentad, al menos durante unos minutos al día, hacer las cosas a cámara lenta: fijaos en cada movimiento que hacéis, en cada acción, en cada palabra que pronunciáis, como si sólo existiera "eso" en el universo.

Feliz silencio y feliz lentitud.