miércoles, 20 de julio de 2011

Volver a escribir

(Ilustración tomada del blog de Mendoza Eugenia)

Haciendo limpieza de mis carpetas virtuales me encuentro con una que contiene lo que escribí hace años en una página -¿la recordáis?- que se llamaba "Facebox", todo un preludio del actual Facebook, e incluso antes hubo una que se llamaba "Gentebox".
Prácticamente a diario escribía, sobre mí, mis sentimientos, emociones, pensamientos, experiencias, aprendizajes. Me mostraba tal cual me sentía.
Hoy, releyendo los posts del pasado, no me reconocía como autora de los mismos. ¿Dónde he aparcado la inspiración? ¿En qué lugar recóndito de mi ser he guardado las palabras sanadoras que surgían espontáneamente de mi interior?

A veces creo que parte de las cosas que he aprendido de mí misma me han llevado a cambiar ciertas actitudes que he juzgado como negativas. Sí, recuerdo que en algún momento me dije que mostrarme tal como lo hacía estaba fuera de lugar, que a nadie le interesaba lo que a mí me pasaba. Quizás hay algo de verdad en ello...y hay otra verdad: que me gustaba escribir, que disfrutaba haciéndolo y que algunas de las personas que me leían también lo hacían.


Recuperar aspectos de mí que que tenía relegados en el olvido, volver a sentir la libertad de expresarme, dar rienda suelta a lo que sale de las teclas del ordenador, conversar conmigo misma a través de las palabras escritas, comunicar, comunicarme; empezar a abandonar el aislamiento voluntario al que me he sometido en los últimos meses, cual ermitaña en su cueva; aislamiento, no sólo voluntario, sino también agradable, necesario, incluso vital. Y no lo voy a dejar así de sopetón, no;  me siento a gusto en la soledad de mi casa, disfruto de hacer lo que me dé la gana, de acostarme a las tantas escuchando música, leyendo, viendo la tele, charlando con algún amig@ en la confidencialidad de la noche o, como ahora, escribiendo. 

3 comentarios:

Vilo & Bellita dijo...

Cierto Ana, yo hay veces que también siento como tu, que lo que escribo en el blog, con las cuatro personas que lo ven, ¿a quien le interesa que me muestre tal y como lo hago?

Pues si, me interesa a mi, a mis emociones, a mi parte consciente, el escribir textos, sacar mi alma en ellos, mis deseos y pasiones, y todo cuanto gira en mi vida.

Hay veces que sale un texto y punto. Otras, tras empezar, algo que surge de lo más íntimo de mi Ser, me hace sacar un texto exuberante y genial. Quizá es el placer de plasmar sentimientos y el Ser de uno en palabras escritas con pasión.

Venga, un saludo Ana, y que siga todo muy bien contigo.

Ana dijo...

Gracias Vilo, eso es exactamente. Un abrazo

Irreverens dijo...

Pues sí, seguramente lo más importante es poder hacer lo que apetece cuando apetece. Y no cortarse ni un pelo por creer que no es lo que "toca" o conviene.

Aquí estaremos para lo que te apetezca. :)

petonets