martes, 23 de octubre de 2007

La semilla, el topo y una orgullosa flor

Hace unos días tuve un sueño.

Algo inexplicable y sin forma definida que era yo salía disparado hacia el espacio exterior como si de un cohete se tratara, aunque sin consistencia material, y al llegar al centro del universo estallaba en miles de millones de partículas similares a estrellas, esparciéndose a lo largo y ancho del cosmos.

A continuación me veía bajo tierra, en realidad formaba parte de la tierra y de las raíces de los árboles y de las plantas. Me sentía bien así. Mientras disfrutaba de ese estado, apareció una pregunta: ¿aceptas realizar tu labor en la oscuridad, en la sombra, sin tener reconocimiento externo, sin brillar, asumiendo que serán otros los que recogerán los frutos?

En mi sueño, yo aceptaba.

Una vez despierta me di cuenta de que me asusta trabajar y hacer cosas sin lucir, sin brillar, sin que mi esfuerzo y mi trabajo sean reconocidos. Aceptar realizar mis funciones y actividades varias en esta vida sin esa parte algo exhibicionista me cuesta.

Reflexionando sobre ello me di cuenta de que, a pesar de resultarme duro, es la mejor manera de ser libre: actuar sin tener expectativas de ningún tipo, hacer las cosas porque yo creo que es lo mejor que puedo hacer, porque me gusta, porque me hace sentir bien, sin estar pendiente de la opinión de nadie.

Hablando con mi terapeuta, trabajando el tema de mi narcisismo y de mi orgullo, me dijo: sé aburrida, hazte la ignorante aunque sepas la respuesta, intenta no seducir, pasa por tonta.

¡Cómo me cuesta hacer esto!

Tiene que ver con las expectativas, con no esperar nada de los demás, con bastarme con saber yo que sé la respuesta y dejar de querer lucirme.

En definitiva, mi sueño y lo que me dijo el terapeuta van por el mismo camino ,un camino bajo tierra, una labor invisible a los ojos de los demás, como las semillas, que hacen lo que hacen, que son importantísimas para el consiguiente nacimiento de una flor, pero que no se ven ni se plantean siquiera querer ser admiradas, como la rosa del Principito, orgullosa ella donde las haya.

Hoy me han enviado un cuento en el que aparece un topo. Los topos son ciegos, dice el cuento, porque sólo miran hacia su interior y sólo ven con el corazón. Los topos abren caminos bajo tierra hacia la superficie. Como las semillas.

¡Qué curioso! con pocos días de diferencia, un sueño, una sesión terapéutica y un cuento que me envía por mail un bloggero me hablan de lo mismo...

Me huele a mí que eso tiene que ver con la humildad. :-)

9 comentarios:

Miroslav Panciutti dijo...

¡Qué curioso que tuvieras ese sueño! Estoy muy de acuerdo con tus reflexiones; creo que procurar desprenderse de las expectativas y de la vanidad es imprescindible para encontrarnos; y esto lo es, a su vez, para ser felices. Un beso.

reikiaduo dijo...

Hola Ana, eres una flor y las flores solo florecen para si mismas

A mi me encantan las flores

Alan Murray dijo...

Al carajo la humildad Ana, tu eres una puñetera narcisista, hazte cargo y explota esa faceta. Imaginame como un pequeño y alocado diablillo que flota sobre tu hombro izquierdo y te alienta a seguir el mal camino diciendo: !Vamos cabrona, no te mientas mas, ve a por lo que quieres, ve a por lo que realmente quieres. HAZLOS TRIZAS A TODOS Y APODERATE DE SUS INSIGNIFICANTES VIDAS!

Te saluda un cabron, puñetero tal vez no tan narcisista... Me gusta cómo me lees Ana, gracias por ello.

Alan Murray

Iria dijo...

Mujer AnA que si, que esta muy bien actuar, trabajar, ayudar, ser buena gente y todo, todo, pero coño niña yo sinceramente no voy a trabajar sin que me paguen o si no reconocen que intento hacerlo lo mejor que puedo y sé ( por ejem) y tampoco tengo intención de hacer caridad si encima me van a tratar con la punta del pie…que ser buena es una cosa y tontina otra. Exhibicionista, ay que le voy hacer, sí lo soy y me gusta serlo, para qué mentirme? Pa’ na…eyy no es que me guste ir por la vida de divina, maravillosa, pero puñetas, que se sepa que existo mola!
Expectativas, mmmm que me gusta que me quieran, que me mimen, y me encanta la gente que es agradecida…la opinión de los demás, psss mujer eso es relativo si interesa perfecto, si no, pues no deja de ser otro punto de vista, si incordia, pues manta y carretera.
Joder Ana pasar por tonta yo paso, digo cada vez que es necesario, sobre todo si voy a sacar provecho…mira cuando compre el piso con mi difunto en gloria este, era de PVO y al año le habían mandado a varios de los vecinos la subvención de la junta, a nosotros ni gaitas y me dije: Isa ponte las pilas, así que una mañana me presente en la delegación a primera hora, oye y ni PCaso, pasaron 2 horas y mi paciencia se alteraba por momentos…así pues ideé hacerme la tonta, le dije a uno de los funcionarios que llevaba allí horas y nadie me atendía, le conté que no sabia leer ni escribir y el buen hombre se compadeció de mi…..me hizo todico, hasta las fotocopias gratis, en una semana tenia en casa las 470.000 pelas de la época que me correspondían…leche! igual de lo contrario, aún estoy esperando…y bien sabes tú la de vueltas que ha dado mi vida desde entonces aquí.
En definitiva que humilde soy a ratos, preponte a ratos también, pero así soy yo, unas veces me quiero y otras me odio pss…al final siempre acabo por aceptarme, más que nada porque Isabel es canalla y quizá le guste serlo.
AnA tu eres una gran mujer, mejor amiga y estupenda persona y oye yo aunque seas o fueses una borde de cuidado te voy a seguir queriendo un webo pato porque tú lo vales. He dicho.
Mil besos hermana…y una flor.

Vilo dijo...

Ay, Anita querida, tu siempre dándole muchas vueltas a las cosas, cuando en tu interior sabes que es mucho más sencillo... Y eso que eres muy observadora, e intuitiva!

Yo creo -y es mi forma de verlo na más- que haces bien en seguir creciendo, haciendo lo que crees correcto y lo que quieres y deseas en la Vida, y si eso ayuda a otras personas, mejor aún. Qué te lo reconocen y premian? Genial, acéptalo, pues es un regalo de la Vida. Y luego, vuelve a ser Ana, y sigue haciendo lo mismo, sigue creciendo, mejorándote...

Tú sabes...

Ramior dijo...

Hola Ana, estoy muy de acuerdo con Vilo, Me alegro que el cuento te haya llegado en el momento adecuado , como diriamos con mi maestra reiki, ha sido una causalidad que haya pensado en mandartelo y desde el primer día que pase a traves del velo sentí una energía comunicadora. Me parece que reconocer nuestros excesos o defectos hace que podamos perdonarnos y crecer, ¿acaso no son los pecados más comunes e importantes del hombre la vanidad y la soberbia? Debemos ser humildes en nuestras acciones y el reconocimiento en algún momento llegará.
..."El ser que sabe mirarse el corazón no ve la fuerza del león, ve la fuerza de su corazón y entonces lo mira al león y el león lo mira que lo mira el hombre y el león mira, en el mirarlo del hombre, que es sólo un león y el león se mira que lo miran y tiene miedo y se corre."
"...nunca olvides que al león y al miedo se les mata sabiendo donde mirar"
Le deseo un un buen viaje a la anciana, en su nuevo camino a recorrer, ya que la muerte no es más que un paso más en el largo caminar de nuestras almas.
Sigue floreciendo y brillando con el sol de tus palabras, esparce el perfume de tus pensamientos para embriagar nuestros corazones de buenos deseos.
Besos!

Ana dijo...

Miroslav: muy curioso el sueño, así es. Desprenderse de la vanidad y las expectativas? De momento me limito a observarlas y darme cuenta de que ahí están. Si no fuera conciente de ellas, que no lo he sido durante mucho tiempo, harían de las suyas sin yo enterarme.Querer eliminarlas así por las buenas es simplemente imposible.

Reikiaduo: las flores sólo crecen para sí mismas.... jeje... me ha gustado esa frase!!

Alan Murray: te adopto como diablillo sobre mi hombro izquierdo. Me vas a ser más útil de lo que imaginas...y además, me gusta!!!

Iria, cariño, ya comentamos ayer tu comentario. El tema nuclear es la expectativa, hacer las cosas esperando reconocimiento o premio. Si no llega y lo espero, me duele. Si me hago la mona, la interesante para llamar la atención y no recibo esta atención, me cabrea. Si no espero nada, me rijo únicamente por mi criterio y ahí me vuelvo libre pues dependo únicamente de mí misma.

Vilo: Quizás las cosas son sencillas, pero el ser humano es bastante complicado y yo, desde luego, lo soy. Negar mi sombra es negarme a mí misma, pues forma parte de mí. No pretendo seguir creciendo, sino observarme y conocerme lo mejor posible, tanto lo que luce como lo que desluce, pues en esa sombra está, en realidad, mi fuerza y sólo conociendo a la primera puedo contactar con la segunda.

Ramior:La humildad llega, no porque nos lo propongamos simplemente, ya que, como le decía a Vilo, no sirve de nada reprimir la vanidad y la soberbia, sino, tal como tú dices, reconocerla.

Gracias por vuestros comentarios

reikiaduo dijo...

Ya suponía yo

Aunque a mi me encanta aprovechar su belleza, su fragancia, su belleza, su...

Oye, ellas desbordan todo eso, y si tú vas y lo percibes y lo disfrutas, no les importa nada

Claro que la función de "desbordar" lo que se lleva dentro no solo es de ellas. Por ejemplo, ¿conoces a alguien que desborde acritud ante la vida?

Viguetana dijo...

Penso que està bé ésser conscient d'allò que som i de la nostra manera de comportar-nos. Sobretot quan potser podem ofendre algú altre sense voler.
Mentrestant, no crec que sigui tan terrible voler ésser reconegut pels altres.
Treballant sola a casa no tinc cap mena de "feedback" sobre la meva feina ni tan sols un somriure d'aprovació per la meva manera de treballar, fer o ser. Reconec que sovint em manca tot això. I a mi només em sembla humà. No pas narcisista. Penso que els altres ens ajuden a millorar i a reflectir-nos en ells. Per això necessitem la seva aprovació.
No sé si s'entén alguna cosa. Ho he escrit a raig de ploma.

Un petonàs.