sábado, 5 de abril de 2008

Hacer sin hacer

Hablaba ayer con mi astróloga (hay quién tiene psicólogo o psiconanalista y yo tengo astróloga, aunque sólo la consulto una vez al año para mi revolución solar, o sea, los aspectos planetarios de mi cielo para el año en curso) y coincidíamos en una cosa: siempre que hemos ido a buscar algo, siempre que nos movemos hacia algún trabajo, actividad o persona, nunca sale bien o eso no llega a nuestra vida.
Las cosas que nos llegan lo hacen cuando no las buscamos, cuando nos estamos quietecitas. Ponemos la intención, la voluntad, la energía pero no vamos a por ello.

Eso, evidentemente, es todo lo contrario de lo que nos han inculcado, de lo que la sociedad, la cultura y la educación nos ha machacado y remachacado: "a casa no te vendrán a buscar", "si no te mueves no lograrás nada". Y es que hay diferentes formas de moverse.

Me impactó profundamente el año pasado en un taller de chamanismo que hice en verano algo que nos dijeron: no se trata de buscar, sino de encontrar. Una frase que creo que todos nosotros hemos oído alguna vez. Hasta ese momento no le había dado mucha importancia, pero en el marco de las actividades que estábamos desarrollando, la frase tomó un sentido profundo.

Ese sentido es el de lo que estoy diciendo: no siempre encontrar algo supone acción. La búsqueda es acción: tengo que hacer algo y en ese "tengo que hacer algo" impido que llegue a mi vida lo que tenga que llegar de forma natural y fluida. Ocupo un espacio que no deja lugar a la espontaneidad, a la sorpresa, a la energía libre de control, porque es un problema de control, de querer controlarlo todo y ahí me pierdo y, por polaridad, no controlo nada.

No todos somos iguales. Hay una "cosa" que se llama "Sistema de diseño humano" que clasifica a las personas en tres grandes grupos, la verdad no recuerdo exactamente cuáles. Sí recuerdo dos de ellos: los de la acción y los de la no acción. Parece ser que soy del grupo de la no acción, es decir, esperar para actuar, esperar para responder. Todo lo que intente conseguir actuando yo de entrada, no llegará a buen puerto.

Me ha costado mucho integrar esa actitud. Mi tendencia es estar siempre en acción, ir a por lo que quiero. Eso de esperar a que me lleguen las cosas.... mmmm, me cabrea un montón.

Poco a poco me he ido dando cuenta de todo esto y ahora empiezo a integrarlo y a practicarlo. Los resultados son sorprendentes: aparecen personas que habían desaparecido de mi vida desde hacía tiempo con ganas de reemprender la relación desde un lugar mucho más sano y tierno, incluso aparecen algunas que me ayudan a darme cuenta de que si yo no voy hacia ellas y pongo la energía, desaparecerán pues no están dispuestas a ponerla ellas. Eso es muy significativo: Ver que su interés por mí radicaba únicamente en lo que yo les proporcionaba; en cuando dejo de hacerlo, ya no están, se van. Está claro, diáfano ahora que no quiero a gente así en mi entorno.

Me contactan para trabajos, cursos, terapias. Empiezo a tener la agenda a tope y hago malabarismos para poder llegar a todo. Nada de lo que actualmente estoy haciendo y de los proyectos o propuestas que me hacen han sido movidas por mí. Siempre hay alguien que me indica, que me llama, que me propone. Mi actitud es de receptividad: estoy abierta a que lleguen esas cosas a mi vida, estoy convencida de encontrar y no busco.

Varias ventajas:
  • Estoy mucho más descansada. La búsqueda, ahora me doy cuenta, me agotaba
  • Lo que llega es, generalmente, mucho mejor que lo que imaginaba cuando buscaba
  • No hay dudas sobre las intenciones del otro: si me viene a buscar es porque le intereso o le interesa lo que hago
  • No tengo necesidad de demostrar nada a nadie: hago lo que me piden si es lo que sé hacer y lo quiero hacer. Si no me interesa digo que no y punto pelota.
  • Puedo poner mis normas, dejar claros mis límites y pedir lo que quiero: siempre hay lugar para la negociación y para el acuerdo. En ese punto, me viene al dedillo la oración de la gestalt: tú eres tú y yo soy yo; si nos encontramos, fantástico, pero sino, no hay nada que hacer, porque tú eres tú y yo soy yo.

11 comentarios:

Wilhemina Queen dijo...

Hacer sin hacer como los budistas.
Sabias palabras.

Un abrazo,

Verónica
♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦
UN BLOG SE ALIMENTA Y CRECE GRACIAS
A LOS COMENTARIOS, CUANDO VISITES UN
BLOG DEJA TU HUELLA EN ÉL ☺
♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦♦

MonikaMDQ dijo...

Hola An,
Lo bueno es que estés mas descansada, a pesar de lo completa que está tu agenda. Anda que parece que no te podés quedar quieta y eso es bueno, supongo.

Tema aparte gracias por acompañarme en mi especie de carta a mi padre, despues de 7 años creo que recién ahora estoy haciendo el duelo. Cosas que pasan
Un beso muy grande!

Iria dijo...

Primero el punto pelota me ha llegado al alma (jajajaja). La oración ya la conocía; me encanta, es una declaración de principios. En contra de lo que se pueda entender no es una promulgación del individualismo, sino la preservación de la propia identidad.

Tu practica de abrirte a la receptividad, de no buscar, sin duda, hace que las cosas, situaciones, personas…vayan a ti. Qué difícil Ana estarse quieto sin hacer nada…cuánto trabajo me está costando…aún.

El no buscar, sino encontrar (indiscutible), impactante y muy real. Creo que en la obcecación por la búsqueda, no vemos lo que vamos encontrando. (Bueno no lo creo, estoy convencida).

El titulo de la entrada excelso, ideal. La entrada academia para el vivir.

Mil besos hermana.

P.S. siempre aprendiendo…

Irreverens dijo...

jejejeje, es que me suena de algo este título, jejejeje.
:D

Primero: buen cambio de look. Si tus palabras ya suelen sonar íntimas, ahora, envueltas en la oscuridad de esta plantilla, lo parecerán todavía más.
:))))

Segundo: como es habitual, me ha encantado esta reflexión. Y como ya me comentaste en aquel email que me mandaste, yo también estoy aprendiendo a esperar para actuar. Me siento mucho más serena, menos agobiada.

Petonassos

Vilo dijo...

Cierto y verdad que a veces hay que dejar que las experiencias lleguen. Fluir con la Vida, abrirse a sentir y dejar que ocurra, como es tu caso ahora, Ana.

Pero otras veces, como dijo Buda, "alguien que se queda sentado esperando a que la cena vaya en su busca, por lo general se va a dormir con el estómago vacío".

Un equilibrio entre abrirse a la experiencia, y tener sueños y metas e intentar realizarlas.

Y como tú dices, si uno no se obsesiona pensando en si saldrá o no, si irá bien o mal, y se implica en hacer de dejar hacer, sin agobiarse por el resultado, suele salir o llegar mejor de lo que esperábamos. Y no nos quita tanta energía. Cierto.

Chao, Ana!

Maria dijo...

Ana me ha encantado este post. Creo firmemente en lo que expresa, hasta tal punto que cuando algo me desaparece no lo busco, sé que aparecerá enseguida, no suele fallarme y si falla es que se perdió del todo y de poco hubiera servido buscarlo (menos las llaves...je je je, eso ya es harina de otro costal). Como siempre fué un placer leerte. Un abrazo

Desesperada dijo...

primero, menudo cambio de look! segundo... que tienes razón. yo intento esperar a que las cosas me lleguen, no siempre lo consigo. pero ahora que estoy inmersa en una época de cambio intentaré seguir tu consejo.

Wilde dijo...

Me han salido un par de pensamientos al leerto, los escribo:

- La vida es lo que nos sucede mientras nos empeñamos en hacer lo contrario. Lennon.

- Las cosas nos encuentran a nosotros, no nosotros a ellas, por tanto, no creo que se trate tampoco de encontrar.

Ahora voy a razonarlas, impulsivo que nació uno (risas)

Petonets!

Ana dijo...

Perdonad la tardanza en contestaros chic@s!! He tenido una semanita bastante apretada, hasta esta mañana que he trabajado dando un curso/taller sobre situaciones de crisis.

Wilhemina: efectivamente, como los budistas. Los orientales nos llevan ventaja en esas cosas.

Monik: Cada uno hace al duelo cuando puede, todos tenemos nuestro ritmo y nuestro proceso... aunque si se estanca o se bloquea, se hace necesario pedir ayuda profesional. Creo que tú lo llevas muy bien.

Gracias Iria... poco te voy a contestar a tí, ya lo hemos dicho todo!!! Puntualizo una cosa: para que haya gente como yo que espera el estímulo para responder, tiene que haber gente que produzca el estímulo. A eso me refiero cuando digo que hay diferentes tipos de persona. Los que son del tipo "acción" deben ir a por lo que quieren, proponer, motivar, etc. La cuestión es observar nuestra vida y comprobar qué nos ha pasado hasta ahora, si hemos conseguido lo que hemos ido a buscar o no. En mi caso es no.

Irre: jeje, te suena eh??? me alegro de que estés más tranquila.
El look... necesito cambiar de vez en cuando y el negro siempre me ha gustado!!

Vilo: no es cuestión de esperar a que te sirvan la cena. Hay muchas maneras de hacer y una de ellas es poner la energía, la intención, la voluntad pero no forzosamente ir en busca de. Mi experiencia muy evidente es que todo lo que he ido a buscar yo desde la acción, moviéndome, etc., nunca me ha llegado. Estar abierta, receptiva, visible....eso sí. Son diferentes tipos de energía: la yin y la yang. Ninguna es mejor que la otra, simplemente son diferentes y confieren diferentes formas de HACER.

María: gracias por tus palabras. Tengo ganas de leerte más tranquilamente pero..jeje... el resultado de estarme quieta está dando como resultado que no paro y apenas tengo tiempo de estarme por aquí.

Wilde: primera reflexión: total y absolutamente de acuerdo. Segunda reflexión: digamos que en este caso, "encontrar" es discernir si aquello que nos encuentra es lo que queremos o no. No todo lo que nos llega, por el hecho de llegar, es forzosamente lo que queremos y creo importante saber y decidir qué es lo que yo quiero, independientemente de que "eso" me encuentre. Creo que me entiendes....

Gracias a todos y muchos besos

Jon dijo...

Hoy consulte a las runas, y me salio la runa Sigel la que representa al sol, aconsejo que tengo que practicar el hacer sin hacer... me dio curiosidad
y empece a buscar sobre el arte de la no-acción y encontré esta entrada de tu blog.

Me sorprende lo mucho que se asemeja a mi, a lo que pienso, siento y no se que mas, pero es como si partes de tu texto los hubiera escrito yo jaja...

Yo siempre e buscado, y encuentro si y me canso, me impacta que quizá encuentro algo o alguien que no era natural que yo encuentre, me sorprende lo coherente quizás de lo escrito, la verdad es que no se como expresar lo que me paso con tu texto, yo no lo busque en realidad, prácticamente llego a mi solo tenia una duda... pero el resultado es impresionante.

y sabes, estos 2 últimos meses, relacionándolo con lo malo que me a pasado , es como si lo que tu dices fuera de verdad, no hay que ir por lo que uno busca, a mi una persona me encontró literalmente, y fui hacia ella, pensando que lo que sentía era real, cruce mi país para ir en su compañía, al final me termino dejando de la forma mas cruel que alguien me pudo tratar... y ahora leyendo esto, quizá no era el flujo que debí llevar, no se si me explico.

quizá me enrede y te enrede a ti jaja

bueno eso, me sirvió mucho lo que escribiste, gracias.

Un saludo desde el sur de chile :P
cuídate

Ha det.

Ana dijo...

Gracias por tu comentario Jon. Veo que este post es del 2008 y, curiosamente, me viene muy bien volver a leerlo gracias a ti. Las actitudes automáticas son perseverantes y vuelven a aparecer una y otra vez. Para mí ahora es una vuelta de tuerca más a lo mismo.
Me alegro mucho de que te haya servido. La vida está llena de sincronicidades.
Un saludo