domingo, 13 de abril de 2008

Sin título específico

Intentaba escribir una entrada siguiendo el hilo de varios acontecimientos y descubrimientos en mi proceso personal y he borrado varias veces. Siento cosas que intento ordenar mentalmente para escribirlas y no hay manera!! en cuanto me voy al coco parecen borrarse, desaparecer y soy incapaz de transmitirlas por escrito.

¿Cómo plasmar una sensación que empieza corporalmente, en el centro, a nivel del estómago, y que se extiende desde ahí hacia todos lados más allá de los límites de mi piel? ¿Cómo explico que esa sensación es el equivalente a una palabra que usamos mucho y que, al menos yo, hasta ahora, no tenía idea auténtica de lo que significaba? Una cosa es la definición del diccionario, una cosa es el sentido mental que damos a una palabra, incluso social y otra muy diferente es la sensación del sentido auténtico que surge desde las entrañas, la certeza que da la comprensión global y holística de unas letras juntadas que, por sí mismas, no significan nada. Son sólo símbolos a los que les damos una interpretación. Eso, ahora me sale. Interpretación versus vivencia. Idea versus experiencia.

Estoy perra para escribir desde el coco.

Menos es más.

Sentirme parte de mi familia, mirar a mis hermanos, a mi padre, a mi madre, como si los viera por primera vez, descubrirlos, disfrutarlos, sentirme querida y quererlos, aceptarlos tal como son. Aceptarme tal como soy. Sentirme digna con mis errores. Sentirlos dignos con sus errores.

Ver a mis hijos con sus primos, jugando, riendo, haciendo el idiota.

Escuchar a mi madre y a su hermano, mi tío, contar historias de sus padres, mis abuelos, y de los bisabuelos. Ver fotos de ellos. Se me hace extraño y al mismo tiempo me llena de energía ver a esos personajes antiguos y saber que llevo su misma sangre, que sin ellos yo no estaría aquí y ni tan siquiera me han conocido ni yo a ellos.

Me aparece una imagen curiosa, paralela a un árbol genealógico. Me veo a mí y detrás mío, como una prolongación de mí misma, cientos de personajes, miles, que se van desdoblando hasta el infinito. Me asombra ese concepto de formar parte, de existir gracias a todos esos seres que han vivido antes que yo, que no conoceré nunca y que forman parte de mí, soy su resultado. Eso me da fuerza.

Responsabilidad. Esa es la palabra. Mi propia definición: el poder de responder, de forma digna ante diferentes situaciones; la capacidad de aceptar las consecuencias de mis actos, de mis decisiones con integridad; la humildad de asumir mis errores y el valor de aceptar la frustración.

Me voy a dormir.

16 comentarios:

Meiga en Alaska dijo...

En los cursos de Constelaciones Familiares que he atendido (si no lo conoces, te los recomiendo de todo corazón) te sugieren no hablar de tu experiencia durante un tiempo y simplemente procesarla a nivel interno.

Intentar poner en palabras algo que sabemos a nivel sensorial, de entrañas, intuitivo, en ocasiones tiene el poder de desvirtuar nuestra experiencia de manera irremediable.

Las palabras no siempre son necesarias :)

Besitos

Ana dijo...

Conozco las Constelaciones Familiares, Meiga. Sorprendentes. Jeje, no lo he logrado, no he logrado poner en palabras mi experiencia interna. Todo parecido con la realidad es pura coincidencia. Tienes razón, las palabras no siempre son necesarias!!
Besitos

Irreverens dijo...

Bueno, pues a mí algo de mensaje me ha llegado.
:)
Aunque es cierto que lo visceral tiende a no dejarse domar por las palabras.

En cualquier caso te "siento" feliz y serena. Y eso me alegra y me da pie a felicitarte.

Un petonàs!!

Ana dijo...

Es que tú, Irre, tienes unas antenas!!!!"ensumes"....jeje, cual sabueso.
Me está pasando mucho esto: escribo poco, en parte por falta de tiempo, en parte por mi dificultad por poner en palabras lo que siento.
Besitos

tootels dijo...

Bueno... estooo... aver como te lo digooo... queeee... allá voy.
Creo que habláis de cosas muy etéreas es la palabra... dices que no sabes como explicarte.. pues hija, para no saber... vaya tela...
Y esas cosas que habláis de constelaciones y demás cosas... pues no sé... creo que lo más cerca que he estado de esas cosas es cuando a mi prima que machacaba insectos y ladrillos para hacer comiditas o pócimas se las quitábamos para hacerla rabiar... desde luego mi más sentido abrazo y ánimo desde la ignorancia y la ignominia.
Besotes enormes, tanto cómo te los mereces...
Creo que se me ha ido un poco la pelota.. pues eso, que a veces con una sonrisa, o una mirada se dicen muchas cosas.. más de lo que creemos.

ISOBEL dijo...

que sensación mas bonita me ha producido tu texto,un abrazo

La mujer justa dijo...

aceptar la frustración, vaya. por fin he entendido lo que me pasa. que no soy capaz de aceptarla

Irreverens dijo...

Me meo con Tootels, jajajaja!

Ana dijo...

Tootels, eres la leche!!! no puedo no reirme contigo!!! jeje

Isobel: gracias!!

Irre: ya somos dos!! jajajajja

Wilde dijo...

Hay cosas que no pueden explicarse con palabras, tu lo has hecho genial no obstante. Tremendo texto. Espero que sea algo bueno, me ha dejado un halo de preocupación.

Petons!

Desesperada dijo...

ehhh la mujer justa era yo, mira que saltarme!!!!

Ana dijo...

Deeees!!! ya sé que eres tú la mujer justa!! Lo siento, lo siento, lo siento!! fallo garrafal!! no sé donde tengo la cabeza últimamente.....ya me vale perderla de vez en cuando. Bueno, pues eso, aceptar la frustración.. jeje, manos a la obra!!
Petonets

Wilde: gracias, ya sabes que no es nada malo, al contrario!!!
Besitos

Maria dijo...

Pues para estar perra para escribir desde el coco ¡lo has bordado! Es un estado que te envidiaría medio mundo ¿solo medio mundo? No había leído algo tan extraordinario en muchisimo tiempo. Felicidades.

Ana dijo...

Gracias María, ojalá supiera escribir siempre desde ahí. Me voy muy fácilmente al coco!!!
Un beso

Iria dijo...

Sí hija, sí, debiste dormir como un bb porque llegar a ese estado (de la forma que yo lo entiendo) es como abrir las puertas de la paz o del cielo y saltar de nube en nube.
Te dejo una frase guapísima: El respeto por el pasado, asegura el futuro.

Bona Nit maca. T’estimo molt.

mreina dijo...

¡que bonita y reflexiva entrada¡