domingo, 19 de octubre de 2008

Menorca

La semana pasada me escapé 4 días a Menorca. Para los que seguís este blog, ya sabréis que un amigo mío tiene un velero con el que se gana la vida paseando turistas en la Costa Brava. Finalizada la temporada, se toma cada año 15 días de vacaciones en Menorca adonde viaja con su velero. Ahí tiene una casita, por si el tiempo impide vivir en el barco, lo cual fue el caso cuando yo estuve. Propone a sus amigos estarnos unos días con él, por turnos, ya que tanto el espacio del barco como el de la casa es limitado.

Pallá que me fui el viernes de la semana pasada. Teníamos que ser 4 y al final nos encontramos solos él y yo, lo cual propició una profundización en el conocimiento mutuo que no se había dado nunca en todos los años que hace que nos conocemos. Jordi y yo fuimos juntos a la escuela y nos conocemos desde que tenemos 4 o 5 años. Por medio han habido 25 años en los que no hemos tenido ningún contacto. Un día, un grupo de la escuela decidió un reencuentro masivo de la clase y acudió casi todo el mundo. Fue sorprendente. Desde entonces, unos cuantos nos seguimos viendo de forma regular. Organizamos cenas 3 o 4 veces al año. En ellas se crea un muy buen ambiente, pero nunca entramos en intimidades y nos limitamos a pasarlo bien.

Así que estos días fueron propicios para conocer mutuamente nuestras vidas en el tiempo en el que no hemos tenido ningún contacto y saber cómo somos en realidad, lejos de los estereotipos que recordábamos uno del otro cuando éramos niños. Él me dijo que siempre me había visto como una gacela, ágil, deportista y muy segura de mí misma, independiente. Se sorprendió al decirle yo que esa era mi coraza y verme más vulnerable de lo que aparento, lo cual me encargué de mostrarle abiertamente y desmontar "mi imagen".

A mí me sorprendió sentirlo mucho más cercano de lo que yo recordaba, dispuesto a contarme sus problemas íntimos, abierto a escuchar mi punto de vista. Lo recordaba cerrado, inaccesible.
No pudimos navegar, el temporal de levante nos lo impidió. Debo confesar que, pese a lo "sublime" que me parecía navegar costeando la isla, agradecí que así fuera, ya que si el velero se mueve mucho, me pilla un mareo que me hace sacar la primera papilla!! Me sentí más segura y tranquila recorriendo la isla a pie o en coche. Me permitió conocer rincones que no hubiera visto sólo desde el mar y tener contacto con personas de la isla que me parecieron maravillosas.

Pasamos largas horas en la Pregonda, la joya de la corona de Menorca, prácticamente solos. Momentos de compartir, momentos de ir cada uno por nuestro lado. Me lo pasé genial experimentando con mi cámara, en plan creativo: desde arriba, desde el suelo, del derecho y del revés; de lejos, de cerca, con la función macro y con lo que fuera.

Fuimos a la cala donde una semana antes su velero embarrancó y estuvo a punto de perderlo, aunque finalmente la aventura tuvo un final feliz. Con los amigos con los que estaba en ese momento, vivieron dos días en una cueva. Me perdí la aventura, lo cual, pese a que me gustan las situaciones "intensas", agradecí. Ya he tenido suficientes intensidades este verano y voy apreciando cada vez más la tranquilidad y la "normalidad".

He redescubierto Menorca y sus habitantes. Me encanta poder estar en un bosque y oir el mar, cercano y siempre presente. La comunión mar-montaña es una constante en la isla.

Los menorquines son gente abierta, afable, amable. Saben disfrutar de la vida y su isla es ante todo su isla, es decir, ellos la disfrutan, la defienden, la protegen. Impiden que se creen urbanizaciones masivas que destruyen su entorno, autopistas sin sentido útiles sólo para la época estival. Han logrado conservarla muy intacta y han permitido que hoteles y apartamentos se concentren en unos puntos concretos de la isla, protegiendo el resto.

La oferta cultural, musical y de diferentes intereses, muchos de ellos de carácter ecológico, naturista, incluso espiritual, es extensa.

Un pequeño paraíso a tan sólo 35 minutos en avión de Barcelona.















9 comentarios:

Iria dijo...

Guauuuuu!!! Qué bonitoooo…Gracias Ana por dejarme viajar y permitirme ver esos hermosos paisajes con tus ojos.
Te quiero bruja.

PD. Me gusta que estes feliz. Yo estoy bien, la serenidad me acompaña.Tramo a tramo se hace el camino...ya sabes.

Nina Maguid dijo...

Las fotos están fantásticas, sigue "experimentando" con tu cámara que se te da divinamente.

Me has resuelto una duda, a dónde ir para festejar mi aniversario de boda. Será a Menorca y en avión, ya que me imagino que Jordi tiene el cupo de amigos cubierto.

Sigue viajando y disparándole al paisaje, que yo comparto y disfruto desde aquí.

besos

Irreverens dijo...

Pues a pesar de no haber ido en velero, tiene todo una pinta estupendísima!
:)

Qué bien. Suena a que te lo has pasado genial.

Por cierto, hay una fotiqui por ahí que me suena, jeje.
:P

Petons!

Wilde dijo...

Hay que ir a Menorca, sin duda. El Atlántico me ha robado el Mediterráneo, pero pienso subsanarlo. Y si, viendo las fotos, menudo paraíso!!!

Lo del velero ya es de suertudos je je ...

biquiños!

Ana dijo...

Iria, qué bonito eso de ver el paisaje con mis ojos!!!

Nina, jeje, Jordi ya está de vuelta en Sant Feliu de Guixols que es donde vive. Si te apetece darte una vuelta en velero, él se dedica a eso, te puedo dar la dirección!! Me alegro de que te vayas a Menorca para el aniversario, creo que es una magnífica idea!!!

Irre, me lo he pasado genial, tanto que el año que viene espero pasar más tiempo allí y no descarto escaparme en cuanto pueda. Esa isla me enamora!!

Wilde, el océano es el océano, y es una maravilla, pero el Mediterráneo tiene rincones bellísimos y Menorca es uno de ellos.

Besos a todos

carmen dijo...

sin duda menorca es un sitio de paz... al menos para mi... lo es..
muchos besitos

Ana dijo...

De acuerdo contigo Carmen. Gracias por visitarme y dejar tu huella.

tootels dijo...

preciosa isla en la que estuve hace dos años... que buenos calderos de nécoras joer!!! menuda sesión de fotos... por cierto... muy provocativa en esa baranda mejeta!!!

tutu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.