sábado, 6 de septiembre de 2008

¿Por qué?

No para de resonar en mi cabeza una frase de la canción de Fito y Fitipaldis "Me equivocaría otra vez".
Quizás la respuesta sea no preguntarse por qué.

Estoy totalmente de acuerdo: hay veces en que preguntarme el por qué de algo sólo sirve para atormentarme. Muchas veces, la mayoría. El por qué sirve a la mente, no a las emociones, no al cuerpo. Una forma más de escaparme de lo que siento. Me estoy acostumbrando a no preguntarme por qué y es un descanso.

Hace un par de días un hombre me dijo que yo podía conseguir todo lo que quisiera, todo lo que deseara.
"Sólo tienes que ser consciente del don que posees, pero recuerda que ese don no lo tendrás siempre. Cada día, cada mes y cada año que pasa y que no lo aprovechas, es tiempo que no recuperarás jamás. Si te tienes que arrepentir de algo, que sea por algo que has hecho y nunca por no haber hecho algo."

Más tarde me dijo:
"Tú y yo no hemos coincidido en tempo y en alguna otra cosa. Si lo hubiéramos hecho, si hubiéramos coincidido, yo te habría hecho la mujer más feliz del mundo".

Unos días antes, otro hombre me dijo algo parecido:
"Tú y yo compartimos complicidad, pasión, armonía, confianza, risas, ternura... pero vivimos en mundos diferentes. Es una lástima."

Quizás la respuesta sea no preguntarse por qué y también quizás la respuesta sea vivir el instante sin esperar nada más. No quiero llegar a los 80 años y preguntarme por qué no disfruté de esos momentos cuando tuve la oportunidad y arrepentirme de no haberlo hecho, quién sabe por qué.

Otro hombre, uno de mis mejores amigos, me dijo hace unos pocos días más:
"levántate cada mañana y decide si quieres vivir ese día, si quieres morir en ese día o si quieres arrastrarte por la vida durante el día. Tanto da la opción que eliges, todas son válidas, pero la que elijas, hazlo con consciencia."
Ese día descubrí... que podía elegir morir. Nunca había pensado en esa posibilidad y me doy cuenta de que yo misma me negaba el derecho a no querer seguir viviendo, a morir, si ese es mi deseo. Porque a pesar de las leyes, a pesar de lo que diga la sociedad, a pesar de la presión que pueda ejercer la familia, los hijos, y los seres queridos en general, el libre albedrío del ser humano incluye la libre elección de morir.

Elegir vivir cada mañana es pura responsabilidad y es libertad. Es el compromiso conmigo misma, por hoy, sólo por hoy. Esa decisión me da alas, me hace sentir muy viva, contenta, alegre, feliz, ya que soy yo la que he decidido vivir por y para mí, no por presiones externas; dispuesta a aceptar todo lo que ocurra en ese día, sea del color que sea, ya que vivir de verdad es vivirlo todo: las preguntas, las respuestas, las sorpresas, las emociones, las pérdidas, los regalos, los momentos de tranquilidad, de estrés, las discusiones, los abrazos, lo que escribo aquí y lo que no escribo, lo que digo y lo que me callo, el cigarrillo que me fumo, el sol, las noticias de la tele, el paisaje desde mi ventana, los maullidos de los gatos por la noche, la vieja del edificio de enfrente que no para de gritarle a su marido, el silencio de mi calle, mi hija estudiando en la habitación de al lado, mi gato durmiendo a mi lado, apoyando su cabeza en la almohada, los platos por lavar y el gusto de tener mi piso limpio, el cansancio y los subidones, el dolor de espalda, hundirme en un sofá al acabar el día...

El compromiso conmigo misma es el paso imprescindible para comprometerme con mi entorno, hoy, a tope, con todo mi ser, intensamente. Mañana... ya decidiré, si es que llego a mañana.


¿por qué? no lo sé.

7 comentarios:

Juana dijo...

Siempre un placer leerte, un verdadero placer, gracias.

Irreverens dijo...

A mí me parece que hay decisiones o situaciones o lo que sea que no se pueden argumentar con un "porque...".
La vida misma las responde.
Por eso a nosotros nos queda la simple y valiente opción de elegir.

Chica, no sé qué tienes, pero siempre me siento plenamente identificada con lo que escribes.
:)

Esta entrada tuya debería poder leerla muchísima gente.

[No sé si fue una suerte o no, pero a esta misma conclusión llegué yo con apenas 20 años... y tras una experiencia vital muy dura.
Lo bueno de todo, sin duda alguna, fue que me hizo consciente, muy consciente, de que mi vida la elijo yo, y que por tanto, yo cargo con lo que venga porque así lo he querido.
Me gusta esta sensación porque me aleja del victimismo, que es una actitud que me asquea sobremanera.]

Disculpa el rollo.
Pero es que me has llegado.
:))

Petonassos
(Espero que estiguis molt millor dels teus mals d'esquena)

Ana dijo...

Juana, gracias a tí por leerme y comentar. Un beso

Irre:me encanta que te enrolles!! desgraciadamente a esa conclusión solemos llegar tras experiencias vitales duras. No sólo la sensación de ser libre al elegir nos aleja del victimismo, sino que nos erige en protagonistas de nuestras vidas y eso da energía y vitalidad. (El meu mal d'esquena segueix present encara que més lleu i sembla que cada dia millora si em cuido. A la que faig un petit excès, protesta!!)
Gràcies i petonets

Vilo dijo...

El que actúa, se mueve, toma decisiones, se equivoca, elige qué o qué no, vive la Vida plenamente, independientemente del camino que al final tome esta.

Es algo muy muy sano el ser conscientes de que somos los responsables de nuestra propia vida -de nuestros actos, pensamientos, sentimientos, errores-.

Hoy elijo... sentirme mejor que ayer conmigo mismo. Y regalarte una sonrisa agradecida, Ana, que estás cosas llegan aun en forma de vibración.

Carmen dijo...

bueno.. no hay como tener amigos que te recuerden que por encima de todo... y a pesar de todos los obstáculos que la vida pone... algunos ciertamente necesarios... para despertar cuando andamos y quejosos por elegir mal los "zapatos".. es UNO mismo el que hace y escoge camino.

Los porques... la verdad es que solo sirven para hacer guiones de cine... y bueno... esa es una opción de trabajo como otra cualquiera... pagado o no...

Todos tenemos memoria como para pasarle a Almodovar un buen guión ..todo depende si queremos escribirlo... o dedicarnos a vivir y que escriba el que no tenga ganas de tirarse al río de la vida.

Esto... uhmmmm realmente no creo que necesitemos saber los porque... de las cosas... como mucho tener los registros abiertos para sentir lo que vivimos.

Joooo creo que me enrolle un poco... pero bueno... no busco el porque... solo el decirte que... hoy es hoy,,,, y es un gran día para compartir...LA VIDA.
Venga tesoro... mira el cielo hoy... y si te apetece... siente esta puñetera luz de septiembre que llega acariciando los sentidos.

saludos

Ana dijo...

Vilo, y tanto que llegan!!! y tanto!!! :-)

Carmen, estoy de acuerdo, todos tenemos en la memoria, reciente o pasada, suficientes guiones dignos de Almodóvar!! A mí me gusta vivir, sentir y también escribir. Quién sabe? quizás algún día me lancé a escribir algún guión, algún libro... siempre he pensado en ello...
Por cierto... bienvenida a mi blog!!

besos a todos

tutu dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.