sábado, 17 de noviembre de 2007

18 años para soltar

Estoy blandita, emocionada, contenta y triste, también un poco preocupada. Hoy es el cumpleaños de mi hijo, 18, mayoría de edad. Es mi hijo menor, por lo que lo sigo viendo como un niño y me cuesta soltarlo.

Esta mañana al despertarnos, hemos desayunado los 3 juntos: mi hija, mi hijo y yo. Luego le he dado mi regalo: un reloj muy chulo. Regalo bastante típico. Sé que a él le encantan y también sé que le hacía ilusión algo que más adelante, cuando sea más mayor, pueda decir: este reloj me lo regalaron cuando cumplí 18 años. Para mí, además es simbólico: el tiempo que transcurra a partir de ahora es más cosa suya que mía. Es su tiempo.

Luego mi hija le ha "enseñado" su regalo: le ha hecho un power point con preguntas, tipo test con la finalidad de que al final, hubiera elegido un viaje para dos personas, con quién él decida. Me ha encantado la idea y además lo ha hecho con mucha gracia. En la primera página le pregunta: ¿adónde te gustaría viajar? Tres opciones:
  • Hacia tu interior
  • A un lugar conocido
  • Nuevos destinos

Si elegía la primera opción , en la siguiente pantalla decía: lo siento chato, para ésto tendrás que contar con tu madre, no conmigo!!!!! Fin del juego o vuelve al inicio.

Nos hemos reído mucho y al verlos a los dos compartir este juego, este regalo, me he emocionado y ya he soltado las primeras lágrimas del día. Para mí, que desde hace dos años soy la única responsable de ellos, es importante verlos llevarse bien, y es que ha habido épocas en las que estaban a matar!!! Me emociona comprobar que, aunque a veces se peleen, también se adoran.

Y ya! nos hemos puesto todos a trabajar: había que limpiar el piso a fondo, ordenar, acabar de hacer algunas compras y cocinar. Mi hija ha ido a buscar a su hermanita de 4 años y nos hemos pasado el día los 4 juntos, arriba y abajo (sin olvidar a los dos gatos). Tener a Paula en casa también era para mí simbólico en el día de hoy: los 3 hijos de Alberto estaban conmigo para compartir juntos el 18 cumpleaños de Alex, como si él también estuviera con nosotros de alguna manera.

A la hora de comer, Alex había colaborado poco y me he dado cuenta de que no estaba fino. Tenía un dolor agudo en un costado al respirar. Me ha venido una inspiración (intuiciones mías) y le he preguntado si estaba triste. Se ha puesto a llorar diciéndome que echaba a faltar mucho a su padre. Nos hemos abrazado fuerte y hemos llorado juntos, sin una palabra. No hacía falta. Segundas lágrimas del día.

A las 7, ha llegado la familia para la merienda-cena: mis padres, mis hermanos, cónyuges y sobrinos. En total 18 personas metidos como podíamos en el reducido espacio de mi salón-comedor. Tal como había pedido, todos han traído un plato, más lo que yo había cocinado. Después, el pastel, que había encargado y que estaba buenísimo. Cuando todo el mundo ha estado servido con el postre, les he pedido que se sentaran y que atendieran a algo que yo había preparado para Alex. Él ha sido el más sorprendido, no se lo esperaba. El famoso power point, que al final no ha sido power point sino Cyberlink y que acabé ayer por la tarde in extremis: me comentaron que existía este programa que quedaba mucho mejor que el power point y lo rehice todo. Además, según me dijeron, no podía pasar el power point a través del DVD y éste sí. El caso es que finalmente lo he acabado.

100 diapositivas como resumen de la vida de mi hijo, con pocos y emotivos comentarios y música. Mi hijo ha llorado, yo también (terceras lágrimas del día) y casi toda mi familia también, a pesar de ser en general poco emotivos o, en todo caso, costarles mucho la expresión de emociones. Al acabar mi hijo se ha levantado y me ha abrazado muy fuerte, dándome las gracias. Evidentemente, en las fotos aparecía su padre en muchas ocasiones.

A las 10, se han ido. Mi padre no estaba fino, no ha comido nada y tenía mucho frío a pesar de tener la calefacción encendida. Temblaba como una hoja. A los 5 minutos de irse, me llama mi sobrina y me dice que, caminando hacia el coche, mi padre se ha caído y se ha dado un golpe en el pómulo y en el ojo, incluso ha sangrado. He bajado corriendo a la calle. Lo queríamos llevar de urgencias, pero se ha negado, sólo quería irse a casa y meterse en la cama. Acabo de llamar a mi madre y me dice que está bien, que se ha dormido como un bebé. Le he insistido que me llamara a cualquier hora si se encontraba mal.

Y no se ha acabado. Me he conchavado con el mejor amigo de mi hijo. Le ha montado una fiesta sorpresa con los amigotes esta noche a partir de las 00.30 en una discoteca, con 40 personas y un video. Se lo llevará a tomar algo para que mi hija y yo nos podamos cambiar e ir a la discoteca antes de que llegue él.

Espero aguantar...en estos momentos me siento agotada física y emocionalmente.

12 comentarios:

Desesperada dijo...

qué día tan intenso... y tan bonito, ana.

Mariano Zurdo dijo...

Solo se me ocurre darte las gracias por compartir este día con nosotros.
Besitos/azos.

Viguetana dijo...

Como madre molas mogollón; pero como persona todavía más, que lo sepas.
:-)

Besos
(espero que lo de tu padre se quede en mera anécdota.)

La interrogación dijo...

Eso sí que es un cumpleaños en condiciones, Ana.
Me he quedado con tantas sensaciones distintas... los 18 años que no volverán, mi padre que no volverá, las lágrimas, esas sí que volverán.
Me ha encantado tu post Ana

Un beso

tootels dijo...

qué tal fue el cumple?... y sobre lo demás, vaya lio no?, de la caída quedan secuelas, o se ha recuperado bien?
Mucha fuerza como siempre peque.. ánimo, eres la caña!!!!

KITT dijo...

joder... me has emocionado... nose como pero siempre lo logras... sera que mañana es mi cumple y tb estoy un poco sensible... muchos besos ana y sigue compartiendo estos momentos con nostros... es importante... mas de lo que crees...

un beso enorme y felicita al hombre de la casa de mi parte!

KITT

MonikaMDQ dijo...

Que felicidad! digo, con todo listo para la fiesta seguro ha de haber salido genial!! Y eso es lo bueno, sentir el orgullo de vivir con ellos ese dia que seguro serà inolvidable, no solo para tu hijo sino para vos tambien!
Me alegro mucho por tu festejo An! ya contaràs como saliò todo, ìdola!
besotes!

Miroslav Panciutti dijo...

¡Qué bien lo has hecho! Seguro que has disfrutado y te has emocionado, al menos, tanto como tu hijo. Un beso.

Ana dijo...

Des: sí lo ha sido, tal cómo dices, intenso y bonito. Gracias

Mariano: gracias a tí por leerme. Siempre es motivo de alegría que me visites.

Viguetana: jeje, gracias!! se hace lo que se puede....

Inte: pues sí, has dado en el clavo, "pequeñas" coincidencias.... Gracias

Tootels:pronto escribiré otra entrada respondiendo a tus preguntas... jeje...Besos miles

Kitt, yo logro emocionarte y tú a mí, siempre breve y directo. Me alegra de que te sirva. Muchos besos

Monik:fue genial, gracias!!!

Ana dijo...

Gracias Miroslav, yo disfruté como una loca!!!

Montse dijo...

Ana, en estos momentos, cuando falta alguién se mezcla la alegría con la tristeza,pero veo que ha sido un buen día, la falta del ser querido es insuplible, pero estoy segura que tú ayudarás a tú hijo a ser la persona que ya es, y seguro que es buena.
Anímate, que todo pasa y todo queda, como dice el poeta.

Estela dijo...

es precioso tu post, me ha encantado.Felicidades como madre y como persona.un abrazo.