lunes, 24 de mayo de 2010

Apertura


APERTURA
Dejad que vengan vientos, dejad que venga el sol... todo es bienvenido.
Era cuanto os sintonicéis con vivir con el corazón abierto, jamás os cerraréis. Pero hay que darle algo de tiempo. Y debéis mantener esa apertura, de lo contrario volverá a cerrarse.
La apertura es vulnerabilidad. Cuando estáis abiertos, al mismo tiempo sentís que algo malo puede entrar en vosotros. No se trata solo de una sensación; es una posibilidad.
Por eso las personas están cerradas. Si abrís la puerta para dejar pasar a un amigo, también puede entrar el enemigo. La gente inteligente ha cerrado sus puertas. Para evitar al enemigo, ni siquiera se la abren a un amigo. Pero entonces toda su vida está muerta.
Pero no puede pasar nada, porque básicamente no tenemos nada que perder... y aquello que tenemos no se puede perder. Lo que se puede perder no merece la pena que se retenga. Cuando esta comprensión se vuelve algo tácito, uno permanece abierto.
Puedo ver que hasta los amantes se defienden a sí mismos. Luego lloran porque no sucede nada. Han cerrado todas las ventanas y se asfi xian. No ha entrado ninguna luz nueva y resulta casi imposible vivir, pero, no obstante, siguen adelante. Sin embargo, no se abren porque el aire fresco parece peligroso.
De modo que cuando os sintáis abiertos, tratad de disfrutarlo. Son momentos raros. En ellos, avanzad para poder tener una experiencia de apertura. Una vez que la experiencia está ahí, sólida en vuestras manos, entonces podéis desprenderos del miedo. Veréis que estar abiertos es un tesoro que estabais perdiendo de manera innecesaria. Y el tesoro es tal, que nadie os lo puede arrebatar. Cuanto más lo compartís, más crece. Cuanto más abiertos estáis, más sois.

1 comentario:

Vilo dijo...

Unas palabras llenas de sentido y de frescura!

Es más, desde mi propia experiencia, nada hay más emocionante que abrirse a la experiencia -siempre que creamos positiva y enriquecedora- dejando que fluya y suceda como la Vida tenga a bien hacer que pase.

Al abrirte, a nivel íntimo, emocional, espiritual, de las sensaciones, la mente y el corazón, es como cuando estás subiendo la interminable cuesta de una gigante montaña rusa, con tus dudas, miedos, sorpresa, Amor al agarrar la mano de quien tienes al lado... para luego bajar a velocidad de vértigo, riendo, gritando a todo pulmón, y ya al final, relajarte y dando gracias por la experiencia vivida.

Para variar, Anita preciosa, deseo que tu vida mejore cada día más y más, llenándote de abundancia, Amor y Alegría.

Besos y abrazos mil!