lunes, 23 de julio de 2007

Primer día

¡Qué lujo! poder estar aquí un lunes por la mañana, en casita!
He decidido hacer limpieza de papeles y otros enseres que ya no son útiles en mi vida. Hay quién dice que si algo no ha sido usado en un año entero, mejor tirarlo o darlo a alguien a quién le pueda ser útil.

Yo soy una gran acumuladora de todo: información, libros, música, objetos, ropa. Me cuesta horrores desprenderme de algo. Hasta hace poco me conformaba con decir: bueno, yo soy así y no iba más allá del tema.

Hace poco me di cuenta del por qué, el para qué y el cómo de esta actitud, de forma profunda. Una actitud arraigada en las profundidades de mi personalidad que demuestra desconfianza por la vida, preocupación por el futuro, en un contínuo "por si acaso". Todo lo contrario del desapego, del soltar, de la confianza. Guardar, amarrar, conservar, retener.

Siempre me ha costado ordenar, limpiar, tirar. Lo hacía por obligación, por educación, nunca por placer o por iniciativa propia.

Hoy estoy descubriendo el placer de limpiar y desprenderme de cosas. Algo en mi interior ha cambiado y me apetece hacerlo: cuidar de mi casa, tenerla limpita y ordenada, quedarme con lo estrictamente esencial, necesario y con lo que de verdad, de verdad, me apetece quedarme, que no todo tiene que ser siempre práctico en esta vida.

Hace poco días recibí este texto en mi correo electrónico. Lo comparto con vosotros. Es que....no existen las casualidades y sí las causalidades!!!

El principio del vacío, por Elene Spakowsky
Si tienes el hábito de juntar objetos inútiles en este momento, creyendo que un día (no sabes cuando) podrás precisar de ellos.
Si tienes el hábito de guardar ropa, zapatos, muebles, utensilios domésticos y otras cosas del hogar/oficina que ya no usas desde hace bastante tiempo.Entonces tienes el hábito de guardar broncas, resentimientos, tristezas y miedos; esto es el reflejo de anti prosperidad.Es preciso crear un espacio, un vacío, para que las cosas nuevas lleguen a tu vida, es preciso eliminar lo que es inútil en ti y en tu vida, para que la prosperidad venga.

Es la fuerza de ese vacío la que absorberá y atraerá todo lo que tú deseas.Mientras tú estés material o emocionalmente cargado de cosas viejas e inútiles, no habrá espacio abierto para nuevas oportunidades.

Los bienes precisan circular. Limpia los cajones, el cuarto del fondo, el garaje; da a otros lo que tú no usas más.La actitud de guardar un montón de cosas inútiles amarra tu vida, no son los objetos guardados los que estancan tu vida, si no el significado de la actitud de guardar. Cuando se guarda, se considera la posibilidad de falta, de carencia; es creer que mañana podrá faltar, y tú no tendrás medios para proveer esas necesidades.

Con esa postura, tus estas enviando dos mensajes para tu cerebro y para tu vida:
Primero: no confías en el mañana
Segundo: tú crees que lo nuevo y lo mejor no son para ti, ya que satisface guardar cosas viejas e inútiles.
Deshazte de lo que perdió color y el brillo y deja entrar lo nuevo en tu casa y dentro tuyo!Limpiemos el subconsciente y aceptemos la llegada de situaciones nuevas en nuestra vida.

4 comentarios:

Una mujer desesperada dijo...

yo hago limpieza cada seis meses y tiro mogollón de cosas. me alegra ver que, al menos en esto, estoy en el buen camino! un bico!

Wilde dijo...

A mi me cuesta tirar cosas, jajajaja, es como si quisieras guardar las esencias. Pero bueno, supongo que ese es el proceso, simplemente conservarlas un tiempo ...

El principio este, que me ha encantao!!! Muy mio, je je. Gracias por compartir estas cosas, me encanta!

Petons!

Ana dijo...

Deses: tendré que aprender de tí!! me da una pereza ponerme a tirar...me voy mirando las cosas y me digo: bueno, esto lo tiraré la próxima vez... o entonces me pilla el otro extremo: lo tiro todo, incluso lo que no quiero tirar...extremista que es una!!

Wilde: exacto, exacto.... conservarlas un tiempo hasta que dejan de cumplir su función. Mi problema es discernir cuando ya no cumplen su función... jeje...

Besos a los dos

MonikaMDQ dijo...

uy veo q es como un "mal común" eso de no querer tirar cosas y guardarlas "por las dudas" o en algunos casos sólo guardarlas por las esencias, como dice wilde.
Pero que se yo, el otro dia por ejemplo revisando papelitos encontré una factura que había buscado como loca meses antes y obviamente no encontré en su momento y ahi me pregunté por vigésima vez ¿para que guardo estas cosas si cuando las busco no sé ni donde están? el silencio me dijo que tire todo a la miércoles ahi mismo pero no lo hice!!
buen post, me ha gustado :)