jueves, 30 de agosto de 2007

Vivir sin esfuerzo

Recibo este texto de KRISHNAMURTI. Me llama la atención, no solo porque Krishnamurti es uno de mis autores favoritos sino porque lo que dice es muy cercano a la Gestalt, la terapia que yo practico. Y es que la gestalt ha dejado de ser para mí una simple terapia para convertirse en un modo de vida. Krishnamurti, al final, dice que la pregunta es si podemos llegar a comprender ese proceso de lucha y la respuesta es que sólo desde la observación de esa lucha, sin querer alterar nada, espontáneamente cesa.

Es el "darse cuenta" de la gestalt, la actitud del observador interno, neutral, sin juicio y sin querer cambiar nada, desde la aceptación, lo que produce la transformación. Sostener las sensaciones desagradables que podamos sentir en nuestro interior, el miedo, la inseguridad, la angustia, la rabia, la tristeza, simplemente observándolas. Poco a poco, irán menguando y desapareciendo. Es un proceso que requiere su tiempo, ya que los patrones de conducta neuróticos están muy arraigados en nosotros y actúan desde la sombra, desde la inconsciencia. Al observarlos, lo único que hacemos es poner consciencia y por lo tanto sacarlos a la luz para trascenderlos. Al principio cuesta un poco y a medida que nos acostumbramos a practicar la atención, se convierte en un hábito, en una actitud vital y las sensaciones van disminuyendo en intensidad. Así, podremos ir cambiando la tendencia de nuestras actitudes neuróticas que son las que nos producen sufrimiento.

Ya me lo dice mi terapeuta: Ana, no te fíes de nada que te suponga un esfuerzo. Y gracias a esta frase, he aprendido a ser menos exigente conmigo misma y en consecuencia con los demás. Voy aprendiendo a descansar en paz.... jeje.....

Os dejo con el texto de Krishnamurti:

¿Alguna vez se han preguntado por qué, a medida que la gente envejece, parece perder toda la alegría de vivir? Al presente casi todos ustedes, los jóvenes, son bastante felices; tienen sus pequeños problemas, están los exámenes que los inquietan, pero a pesar de estas preocupaciones hay en la vida de ustedes cierta alegría, ¿no es así? Existe una espontánea, fácil aceptación de la vida, un mirar las cosas jovial y dichosamente. ¿Y por qué, a medida que envejecemos, parecemos perder esa jubilosa insinuación de algo que está más allá, algo de mayor significación? ¿Por qué tantos de nosotros, cuando llegamos a la llamada madurez, nos volvemos torpes, insensibles a la alegría, a la belleza, a los cielos abiertos y a la tierra maravillosa?

¿Saben?, cuando uno se formula esta pregunta, son muchas las explicaciones que acuden a la mente. Una explicación es que estamos muy ocupados con nosotros mismos. Luchamos para llegar a ser “alguien”, para alcanzar y mantener cierta posición; tenemos hijos y otras responsabilidades, y tenemos que ganarnos la subsistencia. Todas estas cosas externas pronto nos abruman y, en consecuencia, perdemos la alegría de vivir. Miren los rostros más viejos que los rodean, vean qué tristes son casi todos, qué llenos de ansiedad y más bien enfermos se los ve, qué retraídos, solitarios y a veces neuróticos, sin una sola sonrisa... ¿No se preguntan por qué? Y aun cuando sí se lo preguntan, casi todos parecen satisfacerse con meras explicaciones.

Ayer en la tarde vi una embarcación que navegaba río arriba a toda vela, llevada por el viento del Oeste. Era un bote grande, cargado con leña para la ciudad. El sol se estaba poniendo, y este bote recortado contra el cielo era asombrosamente bello. El botero sólo lo guiaba, no había ningún esfuerzo porque el viento hacía todo el trabajo. De igual manera, si cada uno de nosotros pudiera comprender el problema del esfuerzo y el conflicto, entonces creo que podríamos vivir sin esforzarnos, dichosamente, con una sonrisa en el rostro.

Pienso que es el esfuerzo lo que nos destruye, esta lucha en que gastamos casi todos los instantes de nuestra vida. Si observan a las personas mayores que los rodean, verán que para la mayoría de ellas la vida es una serie de batallas consigo mismas, con sus esposas o sus maridos, con sus vecinos, con la sociedad; y esta lucha incesante disipa la energía. El hombre que conoce la alegría, que es realmente feliz, no está preso en el esfuerzo. Vivir sin esfuerzo no significa que uno tenga que vegetar, que tenga que ser torpe, necio; por el contrario, sólo el hombre sabio, extraordinariamente inteligente, está en verdad libre del esfuerzo, de la lucha.

Pero ya ven, cuando oímos hablar de vivir sin esfuerzo, deseamos ser así, queremos alcanzar un estado en el cual no tendremos lucha ni conflicto; de modo que hacemos de eso nuestra meta, nuestro ideal y nos esforzamos por lograrlo; y tan pronto hacemos esto, hemos perdido la alegría de vivir. Estamos nuevamente atrapados en el esfuerzo, en la lucha. El objeto de la lucha varía, pero toda lucha es esencialmente lo mismo. Uno puede luchar para producir reformas sociales, o para encontrar a Dios, o para crear una relación mejor entre uno mismo y su esposa o marido, o con su vecino; uno puede sentarse a la orilla del Ganges, adorar a los pies de algún gurú, etcétera. Todo esto es esfuerzo, lucha. Lo importante, pues, no es el objeto de la lucha, sino comprender la lucha misma.

Ahora bien, ¿es posible que la mente no sólo advierta de manera casual que por el momento no está luchando, sino que esté por completo libre de la lucha durante todo el tiempo, de modo que descubra un estado de felicidad en que no existe el sentido de lo superior y lo inferior?

Nuestra dificultad estriba en que la mente se siente inferior, y por eso lucha para ser o llegar a ser algo, o para tender un puente sobre sus múltiples deseos contradictorios. Pero no nos entreguemos a explicaciones de por qué la mente está llena de luchas. Todo hombre que piensa sabe por qué existe la lucha tanto interna como externamente. Nuestra envidia, nuestra codicia, nuestra ambición, nuestro afán competitivo que conduce a una eficiencia despiadada, éstos son, obviamente, los factores que originan nuestra lucha, ya sea en este mundo o en el mundo del futuro. Por lo tanto, no tenemos que estudiar libros de psicología para saber por qué luchamos; y lo esencial, sin duda, es descubrir si la mente puede estar por completo libre de la lucha.

Después de todo, el conflicto es entre lo que somos y lo que deberíamos ser o quisiéramos ser. Pues bien, sin dar explicaciones, ¿puede uno comprender todo este proceso de lucha para que llegue a su fin? Como ese bote que se estaba moviendo con el viento, ¿puede la mente dejar de luchar? Por cierto que ésta es la pregunta, y no cómo alcanzar un estado en que no haya lucha. El esfuerzo mismo de alcanzar tal estado, es un proceso de lucha y, por lo tanto, ese estado nunca se alcanza. Pero si observamos de instante en instante cómo la mente queda atrapada en una lucha perpetua ‑si sólo observamos el hecho sin tratar de alterarlo, sin tratar de forzar en la mente cierto estado al que llamamos “paz”- entonces descubriremos que, con total espontaneidad, la mente cesa de luchar; y en ese estado puede aprender enormemente. Entonces el aprender no es meramente el proceso de reunir información, sino el descubrimiento de las extraordinarias riquezas que se encuentran más allá del alcance de la mente; y para la mente que hace este descubrimiento hay felicidad.

Krishnamurti

5 comentarios:

Viguetana dijo...

Estoy intentando recordar dónde leí una sentencia que decía algo así: "todo lo que aceptamos, nos transforma; lo que negamos, nos bloquea".

Muy buen texto. Para leer pausadamente e interiorizarlo bien.

Gracias, Ana.
:)

MonikaMDQ dijo...

Exelente texto Ana. Gracias por compartirlo. Voy a tratar de guardarlo,sirve y vale.
un besote

KITT dijo...

Felicidades por el post... me ha calado hondo... hace tiempo que le doy vueltas a lo mismo... ¿como puedo volver a ser un niño? ¿como puedo volver a sentir esos momentos de felicidad? me has dado alguna que otra pista...

Ana dijo...

Viguetana: no tengo ni idea de quién es el autor, pero exactamente de eso se trata. Como resumen es perfecto!!

Monika: me alegro de que te haya gustado. Es un texto para leer con calma y varias veces.

Kitt: volver a la inocencia del niño con la conciencia del adulto... conciencia, no experiencia, ya que la experiencia, tal como la vivimos nosotros es la que nos hace ser infelices.

Besos a los tres y gracias!!

Rantes dijo...

Si decis que K es uno de tus autores favoritos habras leido o bien esa mezcla de biografia+obras completas de Pupul Jayakar, o al menos habras leido lo suficiente para despegar completamente a K de todo ese masacote de teosofia, religion, y psicosanamiento setentoso y advenedizo.
En ese caso, no te da pena ver cuanta gente lucida y proactiva, tan militante de la Gestalt se esta perdiendo a K? Yo llevo poco tiempo leyendo y hablando sobre la terapia gestalt pero me indigna ver cuantos puntos tan importantes, tan de base, tiene en comun con el unico concepto de base que intento transmitir K en toda su vida. Y quizas la emocion mas humana o mejor dicho mundana que K transmitio en definitiva, fue la amargura por morirse tan viejo sin dejar realmente una escuela de pensamiento o un grupo real de estudiosos o "discipulos".
Me da pena ver como se va diluyendo tanta fuerza en tan poco.

Me alegro ver a alguien que no se lo pierde. Besos.