domingo, 27 de mayo de 2007

Días y días

Hoy tengo un día de esos que mejor no se me pone nadie por delante porque....¡¡¡muerdo!! Aparentemente no hay motivo alguno e insisto en el aparentemente porque yo sé que, aunque inconsciente, algo hay y suele ser cuando me he creado expectativas con respecto a algo o a alguien y éstas no se cumplen y las cosas no van como yo querría que fueran. Vale, parece que no es tan inconsciente...genial eso de escribir!! sale lo que no sale de otra manera.

Me asalta la vena caprichosa y exigente (aunque me cueste reconocerlo, lo soy a veces) y la rebeldía con la persona o la circunstancia que me impone un freno a mis deseos. Y me cabreo, saltando a la mínima con cualquier excusa y cargándome al que menos se lo merece. Suelo avisar....aunque sé que la única solución es sostener yo misma esa emoción hasta que se disuelve por sí misma, sin escaparme de ella a través del pensamiento, de la intensidad o de la acción; quedarme ahí, con toda la atención puesta en mi rabia, sabiendo que forma parte de mi neura-ego-personalidad.

Sé que tengo tendencia a querer siempre más y más y a no conformarme con lo que hay. Y es una auténtica putada porque eso me crea un descontento que me lleva a esa mala leche. Y no hablo de cosas materiales especialmente, sino más bien de una necesidad de intensidad en cualquier circunstancia de mi vida. El tedio y la rutina, la monotonía y la "normalidad" me aburren, me desesperan y voy buscando situaciones que me hagan sentir intensamente.

Cuando encuentro una "autoridad" que me dice "STOP", se me revuelven las entrañas y salto como una gata salvaje arañando con fiereza al que intenta interponerse entre el "objeto deseado" y yo, aunque a veces esa autoridad es el mismo objeto deseado.... y no voy a hablar ahora del EDIPO, aunque en realidad es de lo que estoy hablando.

Mejor lo dejo aquí, esto se está complicando. Me voy a meditar....a ver si se me pasa la mala leche!!!! gggrrrrr....

2 comentarios:

Wilde dijo...

Morder es un arte, y morder en esos días más... y meditar después, pues también... muyy bien!!!

Petonets!

Ana dijo...

Ay sí!! morder en esos días es un arte, cuánta razón tienes!!! Hay tantas formas de morder!! Aunque en esos momentos cueste más que nunca, encuentro mucha paz en la meditación, es descansar en mí misma. Primero morder, luego relarjarme....:)