miércoles, 30 de mayo de 2007

Fiesta en la resi


Ayer hicimos una fiesta en la residencia de los ancianitos. Celebrábamos los cumpleaños de varios de ellos. Estos abuelitos que lo van perdiendo todo, hasta la identidad, agradecen cualquier cosa que se haga por ellos y por sacarlos de la monotonía de los días que pasan, prácticamente siempre de la misma manera, lejos de sus hogares, familia y objetos, muebles, enseres personales que han configurado sus vidas.


Celebrar sus cumpleaños es una forma de dar importancia a algo muy personal, el día en que nacieron y festejarlo.


Los sacamos al jardín, la mayoría va en sillas de ruedas, por lo que lo de bailar estaba bstante comprometido. Inflamos globos y buscamos música de su época. Ganó por mayoría Manolo Escobar, Lola Flores y Antonio Machín. Vinieron unas niñas a hacer un pequeño espectáculo de baile y luego nos pusimos nosotras (las que allí trabajamos somos todas mujeres) a bailar, sacando a los ancianos que aún pueden hacerlo e incluso a los que tienen dificultades y que, sosteniéndolos bien, pueden mover un poco el cuerpo.


Yo bailé un buen rato con M., una mujer de 70 y pocos años, enferma de Alzheimer, que viene sólo de día. Ella vive con su marido, al que le cuesta aceptar la situación actual de su mujer y que tiene un problema en una pierna que le hace andar con mucha dificultad. Siempre que los vemos irse juntos por la tarde, pensamos: un día ella, en su locura, echará a correr y él no podrá seguirla.

Él también estaba en la fiesta, sin poder bailar por su disminución física. Lloraba al escuchar la música, recordando cuando M. y él iban a bailar. Les gustaba mucho.


También bailé con J., otra mujer, también enferma de Alzheimer, de 92 años, que apenas se tiene en pie. Alguna vez la levanto de su silla de ruedas y paseo un poco con ella...nada, 5 metros ya que se cansa en seguida. El otro día me pidió que la levantara. Anduvimos un poco y de repente me dice: quiero volverrrr, que se me caen las bragassssss!!!


Ayer ella, en su limitación, movía un poco el cuerpo al ritmo de la música. Yo la sostenía bien y ella se agarraba a mí como podía. Ella es chiquitina y yo bastante alta. Y va y me dice: suerte que tienes el culo gordo, así me puedo agarrar!!!!

Y yo me moría de la risa!!!!



7 comentarios:

Wilde dijo...

La foto maravillosa! ...

Ciertas culturas, sobre todo las indias, hacían de sus ancianos los sabios de la aldea. Los respetaban y los consultaban, los escuchaban... (que importante es esto último)

Nuestra sociedad actual es decadente con el respeto en si a casi todo, con nuestros adorables y entrañables ancianos, más...

Te felicito, tienes un bonito trabajo...

Petonets!

tootels dijo...

ja ja ja ... es que son la ostia, unos niños grandes... tengo una abuela que está muy mal, y mis padres y tíos están pensando llevarla a una residencia, la verdad es que me pierdo un poco en este mundillo... no se cómo va pero me gustaría ayudar... me podrías facilitar información sobre instalaciones y cosas que sean importantes para una resi? Para mi es importante la cercania para poder ir a verla semanalmente, me encanta hablar con ella, y es el único momento en que se olvida de sus dolores y se echa hasta unas risas, tiene 96 años y hasta el año pasado andaba ella sola por el parque, pero ahora ya no puede... Perdona que me meta un poco en el blog para incordiarte con tu trabajo, que por otra parte me parece muy poco reconocido...
gracias.

Ana dijo...

Wilde, gracias, efectivamente creo que tengo un trabajo maravilloso!! Me costó irme y eso que ya eran pasadas las 8 de la tarde y llevaba trabajando desde las 9 de la mañana!!
Tal como dices, en muchas culturas el anciano es venerado y respetado pues tiene una experiencia de vida que los más jóvenes no poseen. Nuestra cultura se está cargando todo eso. Nuestros ancianos merecen otro destino que acabar sus vidas en una residencia, pero el sistema actual de vida y las pocas ayudas que hay en ese sentido dificultan mucho que sea de otra manera, además de la proliferación de demencias debido a la longevidad actual. En fin... todo un tema, no te parece??
Besitos

Ana dijo...

Tootels, te puedo informar de lo que quieras, en la medida de lo que yo sepa. Mi correo electrónico es: jabamiah7@hotmail.com. Si quieres me escribes y me concretas lo que te interesa. Te contestaré encantada.
Besos

Ana dijo...

Wilde, me olvidaba.... lo de ESCUCHAR, importantísimo, no sólo para que ellos se sientan escuchados, sino por la riqueza que nos pueden transmitir, su historia de vida, aunque estén demenciados. Una de las cosas con las que más disfruto es hablando con los demenciados.... me pongo a su nivel y entro yo misma en la locura de una conversación sin sentido racional. Se establece otro tipo de comunicación que no tiene nada que ver con lo cognitivo, desde el corazón y desde la locura. definitivamente genial. Es un ejercicio que recomiendo encarecidamente, aunque sea con otra persona cuerda...

KITT dijo...

Hacía tiempo que no leia un post tan sincero y sin pretensiones. Me ha encantado! un saludo desde Kittlab

Ana dijo...

Gracias Kitt, creo que es el mejor piropo que podía recibir por mi escrito.