martes, 8 de mayo de 2007

Maia


Me siento feliz. Ayer llegó a casa un nuevo miembro de la familia: Maia, mi gato. Su nombre tiene que ver con el velo que nos impide ver la realidad en idioma sánscrito, el del título de mi blog.

La gata de mi hija, Scarlett, no está muy conforme. 14 años de reina absoluta de la casa le pesan. Ayer tuvo una actitud despreciativa y no le hizo ni caso.

Maia ha dormido conmigo. Me costó conciliar el sueño teniéndolo cerca de mí. Me ha hecho de todo: besitos, mordiscos, ronroneos, ha jugado con mi pelo y también ha dormido plácidamente. Igual que un buen amante!!

3 comentarios:

Wilde dijo...

Ohhhhhhhhh que monada!!!!!!!!

Que maravillosos son los animales!!!!

bicos y enhorabuena por el nuevo miembro!!!

Iria dijo...

Ayyyyy que bonico!!!!!!!!!!!!!
Es precioso AnA.
No te preocupes, veras que en unas semanas la gata y él se hacen inseparables.

Que biennnn niña, de veras me alegro mucho...Es Reboooniiitoooo!!!!!!!!

Besos y para los gatos tb.

Ana dijo...

Gracias a los dos. Estoy encantada.
Besitos