miércoles, 2 de mayo de 2007

Ida de olla

Amarrar el pensamiento
Evitar la obsesión
Consciencia del presente sin especulación
Futuros inciertos en el mar de las dudas
Huir del análisis, vivir la confusión
Sentir el deseo irracional de la piel, de las tripas, de la mirada, gemidos que se hunden silenciosamente por los laberintos del cráneo, de los sesos, de la sangre, inundándolo todo.
Huir, parar, volver, correr, desaparecer.
Suplicio de la inmovilidad que reclama su espacio y su razón de ser.
Hacer sin hacer.
Esencia de lo divino prisionera de la ética, de la distancia.
Palabras escritas, emociones bordadas, sentimientos reprimidos, bocas cosidas con cuerda burda, estallido del ser en fusión incontrolada, consciencia.
Atrapada tras una ventana con rejas en una sala sin puerta, las alas pugnando por nacer.
Sentada en el frío suelo, los ojos cerrados, inhalo, exhalo, percibiendo la fuerte marea interior, observándola sin reaccionar.

2 comentarios:

Wilde dijo...

divagar, desvariar ... ublimemente sublime ... plas plas plas

yo tengo tantas idas que le he creao un blog específico (risas)

bicos!

Ana dijo...

Y justamente es el que más me gusta, tu blog de idas, como si uno fuera el Wilde externo y el otro el interno, el de los algos sin porqués...(risas irónicas....)
petons