martes, 19 de junio de 2007

Ternura y locura

Hay temporadas en las que casi no escribo, ni leo, ni visito otros blogs. Es una retirada a la cueva que aparece de forma cíclica. Hoy me he dado cuenta de que hay otro motivo además de mi necesidad de retirarme y desconectar de parte del mundo: estoy muy padentro, introspectiva y sintiendo cosas que me es difícil transcribir a palabras, que se me quedan cortas, insuficientes en la expresión de lo que siento, de lo que vivo.

En estos momentos escribir o leer es un ejercicio mental que me aleja de mis sensaciones y vivencias internas, desvirtuándolas. No soy poeta para lograr transmitir con veracidad mis emociones, mis comprensiones internas.

¿Cómo explicar la ternura y el amor que siento cuando una de mis ancianitas de la resi me toma de las manos y me mira a los ojos, sin mediar palabra? ¿Cómo traducir lo que recibo de una mujer de 97 años, analfabeta y demente?

¿Cómo transmitir esa sencillez, esa humildad, esa entrega, esa humanidad que me llena hasta la última célula de mi cuerpo?

Quizás las demencias existen para liberarnos de las armaduras, de las corazas que arrastramos mientras se supone que estamos cuerdos y que nos impiden contactar con el cariño y la ternura de una forma tan sencilla y directa, en arras del control, del miedo, del orgullo y del egoísmo.

Bendita locura, la que todos podemos practicar aquí y ahora y que probablemente, si la ejercemos a pequeñas dosis evitará que caigamos en una demencia patológica. Seamos unos locos, mostremos lo que somos, atrevámonos a hacer cosas diferentes a las que son políticamente (o socialmente) correctas, arriesguemos... vale la pena, vale la alegría, vale el tirarse al vacío, arriesgando a...pasar por locos. ¿y qué?

Retomando a Guillermo Borja: La locura.... lo cura

"QUE NO LLEGUE EL MOMENTO DE LA MUERTE Y ME DÉ CUENTA DE QUE NO HE VIVIDO".

7 comentarios:

Wilde dijo...

Pues tu misma lo has dicho. Con la mirada, el mayor don que posee cualquier ser vivo. en realidad, nadie es analfabeto, ni demente, ni ná de ná. lo preocupante son los seres que carecen de ese don, que habeilos, hainos ...

Petonets!

tootels dijo...

PUES LO EXPLICAS MU REQUETEBIEN, QUE LO SEPAS.... HACES QUE ME PLANTEE COSITAS QUE TENÍA GUARDADAS... ERES UN SOL...BESOS
NUNCA MAIS

Una mujer desesperada dijo...

esa frase final me fascina, creo que define perfectamente lo que más ansío en la vida. gracias por esta entrada. bicos.

Ana dijo...

Wilde: siempre he creído que la mirada es el espejo del alma, como se suele decir. Estoy de acuerdo, desde la mirada no existen analfabetos ni dementes, sólo seres humanos.

Tootels:me alegro que lo que escribo te resuene. Tú sí que eres un sol!!

Desesperada: a mí también me fascina esa frase. En momentos chungos me levanta el ánimo y me hace perder el miedo.

Gracias a los tres.
Un besazo

Mariano dijo...

Ana, hay entradas que me provocan el silencio (y esto, aunque suene raro, es bueno).
Besitos

Iria dijo...

Mi querida Ana, siempre tan acertada, tan humana, tan tú misma tal cual.
Las demencias, la locura, sin duda (para mi) son liberación para el bien o para el mal (en una proporción mucho menor en el ultimo caso).
Siempre me gusto la teoría de que la autentica locura es la sabiduría cansada de descubrir las vergüenzas del mundo, tomando la resolución de volverse loca.

Besos hermana…aún en el silencio y en la distancia, siempre estás conmigo.
Te quiero Ana.

Ana dijo...

Mariano: entiendo perfectamente lo que quieres decir, a mí me pasa a veces: el mejor comentario que puedo dejar es el silencio. Gracias por el tuyo.

Iria: qué alegría tener un comentario tuyo!!! yo sé que siempre estamos juntas, porque tú también estás siempre conmigo, así te siento, cerquita, Yo también te quiero Isabel.